La firma alemana Audi recién ha instalado un robot en su complejo de Ingolstadt que se desempeña e interactúa con los trabajadores. Este autómata de vanguardia tiene una cámara y ventosas especiales para extraer los diferentes componentes automotrices de las cajas y entregárselos a los empleados de la cadena. Con ello se evita a los trabajadores tender que caminar grandes distancias o agacharse con frecuencia.

El autómata industrial de Audi tiene como propósito principal, lograr la cooperación más eficaz entre humanos y máquina. De este modo y por primera vez, la firma ha puesto en acción en la cadena final de montaje de su planta más importante en Ingolstadt, un protocolo especial en el que humanos y máquinas colaboran de manera conjunta, sin medidas de seguridad excesivas y conforme a los requerimientos de los trabajadores humanos.

Gracias a su cámara y la ventosa que incluye, el robot de Audi puede sacar los diferentes componentes de sus empaques y dárselos a los empleados en la línea de producción, en el instante adecuado y con la ergonomía indispensable. Este avanzado robot puede elegir el componente correcto y entregarlo lo más rápido que sea posible. Lo anterior implica que los empleados ahorran tiempo y esfuerzo en sus labores cotidianas.

Johann Hegel, responsable del desarrollo tecnológico de ensamblaje de Audi, afirma que este robot llegará a ser un auxiliar de la cadena de montaje que se desempeñará a la misma velocidad que un empleado humano y no al revés.

Audi está planeando diferentes aplicaciones para aprovechar la colaboración entre humanos y maquinas también en los demás centros de producción que tiene en el mundo. Con relación a ello, Peter Mosch directivo de Audi, explica que, están evaluando las ocasiones que se presentan con los adelantos entre la interacción de máquinas y humanos.

Mosch añade que, lo más importante para ellos es hacia dónde se orienta ese desarrollo tecnológico. Por parte de los directivos de Audi, los robots siempre serán bien recibidos en tanto no pongan en riesgo los puestos de trabajo de los empleados, ni que estos últimos pierdan su autonomía con relación a estas máquinas.

Todos en esta firma automotriz alemana están convencidos de que la cooperación entre hombres y robots abrirá posibilidades totalmente nuevas y que las fábricas del porvenir manejarán una creciente interacción entre máquinas y hombres. #Tecnología