Hace aproximadamente trece mil trescientos años las galaxias más tempranas se formaron. Estaban compuestas casi en su totalidad por helio e hidrógeno, los elementos básicos que aparecieron luego del Bing Bang.

La investigación acerca de los orígenes del cosmos resulta muy difícil en la actualidad, en especial desde un enfoque técnico, por la gran distancia que existe entre lo estudiado y el fenómeno a indagar. Sin embargo, el análisis de galaxias parecidas a la nuestra en el cosmos local, se está proyectando como un magnífico atajo para descubrir sus secretos.

Carolina Kehrig, científica del Instituto de Astrofísica de Andalucía, participa en una gran investigación al acerca del entorno del universo primitivo, estudiando ciertas galaxias. En este sentido, Kehrig menciona que la galaxia enana IZw18 es un objeto espacial escaso en metales. Estos últimos son en el medio astrofísico elementos con mayor peso que el helio y el hidrógeno.

Al hallarse en el universo más próximo, IZw18 se proyecta ante los científicos como una de las galaxias que más parecido tiene con las galaxias primitivas. Así, Kehrig asegura que estudiar las características de IZw18 permite a los astrofísicos contemporáneos observar condiciones similares a las que se tenían en el universo temprano.

Una investigación realizada por especialistas del Instituto de Astrofísica de Andalucía, ha hallado en esta diminuta galaxia, bastante próxima a la Vía Láctea, una zona bastante considerable de helio ionizado, algo más habitual en galaxias más lejanas y con escasa presencia de metales.

Es de hacer notar que el fenómeno de la ionización del helio precisa que existan objetos emisores de una radiación lo suficientemente considerable como para quitar electrones a los átomos de helio.

Kehrig considera que en esta investigación ella y sus colaboradores han logrado dar una novedosa interpretación acerca de los orígenes de esa radiación, en específico con respecto a la galaxia enana IZw18.

Usando un espectrógrafo instalado en el telescopio de 3.5 metros del Observatorio de Calar Alto, los científicos participantes en este estudio, han logrado crear el primer mapa detallado de esta zona de IZw18 y han indagado acerca de la posible procedencia de tales emisiones ionizantes. Las conclusiones de este estudio han sido publicadas en la revista "Astrophysical Jounal Letters". #Investigación Científica