Un grupo multinacional de científicos ha descubierto, mientras indagaba por los objetos más primitivos que surgieron en el cosmos, una antigua galaxia que por sus particularidades no debería existir.

En un estudio publicado en la revista Nature, un grupo de astrónomos expertos ha dado a conocer el hallazgo de una galaxia denominada como A1689-zD1, que de acuerdo a las actuales teorías científicas, no debería hacerse presente.

Al parecer se formó unos 700 millones de años después de haberse presentado la Gran Explosión. Pero de acuerdo a los expertos, tiene la apariencia de ser una galaxia mucho más antigua. Esto también lo reporta la revista National Geographic.

Los astrónomos aseguran que este objeto espacial está conformado casi totalmente por polvo cósmico. Pero eso mismo desconcierta a los astrónomos, ya que el "pequeño" tamaño que tiene, es algo inusual en galaxias de estas características.

Daniel Marrone, científico de la Universidad de Arizona, afirma que resulta sorprendente esta galaxia "imposible", ya que aunque el polvo es básico para la formación planetaria, lo mismo que otros materiales sólidos, el universo inició sin contar con ese polvo. Tras presentarse la Gran Explosión, el cosmos contaba solamente con helio y gas de hidrógeno.

El autor principal de esta investigación, Darach Watson, explica que en galaxias de mayor tamaño que A1689-zD1- las cuales tienen estrellas masivas de escasa duración-, el polvo cósmico puede acumularse con gran rapidez, por el hecho de que las estrellas más grandes estallan con gran violencia al volverse supernovas, tras algunos millones de años.

En galaxias menores, casi todo el polvo que contienen procede de las muertes menos violentas de pequeñas estrellas, que solo existen unos cuantos miles de millones de años. De manera que, en última instancia, el polvo de A1689-zD1 podría derivar de estrellas supernova.

Watson piensa que, para investigar el surgimiento de A1689-zD1, es preciso hallar galaxias similares, labor realmente ardua por las características de estos objetos siderales. El experto asegura que por el momento, los astrónomos no tienen más candidatas para equiparar con la galaxia "imposible" A1689-zD1.

Los científicos dirigidos por Watson, todos ellos de la Universidad de Copenhague, usaron el aparato astronómico denominado X-shooter, el cual está instalado en el Very Large Telescope, junto con el telescopio ALMA, para estudiar la intrigante galaxia A1689-zD1, una de las galaxias más lejanas y más joven de las que se tengan registradas.

. #Investigación Científica