Las costas orientales de la península yucateca son muy valoradas por sus paradisiacas playas y la gran cantidad de vacacionistas que la visitan por su grato clima y bellos paisajes. Pero esto es hoy en día, porque hace mucho tiempo todo era muy distinto.

En el marco de una reciente investigación desarrollada por el Centro Ecológico Akumal (CEA) en colaboración con la Universidad de Colorado, se han encontrado pruebas de que hace aproximadamente 1,500 años, la región padeció los efectos de un colosal tsunami que la devastó por completo.

El estudio ha permitido el hallazgo de evidencias de este fenómeno en una cornisa de roca de aproximadamente 15 metros de altura. Los vestigios de radiocarbono en esta zona señalan que un tsunami, integrado por dos o tres olas gigantescas, arrasó el área costera aproximadamente en el año 450. Lo anterior en las cercanías de los actuales Cancún y Playa del Carmen.

Los investigadores han logrado determinar tales referencias por el hecho de que las rocas que se encuentran en la zona superior de la cornisa están integradas por piedra caliza de fino grano y estructuras coralinas. Lo anterior revela que una de esas olas enormes fue la que dejó esos materiales submarinos en las formaciones rocosas.

Larry Benson, de la Universidad de Colorado, junto con Charles Shaw, otro experto en el tema, han publicado las conclusiones de este estudio en la revista Journal of Coastal Research. Benson comenta que, para la extracción de estos corales desde las profundidades marinas y luego para depositarlos tan adentro de la franja de playa, la fuerza requerida tuvo que haber sido inmensa. Por ello los investigadores han calculado que la altura del tsunami tuvo que haber sido de por lo menos 4.5 metros e incluso mucho mayor.

Adicionalmente los científicos han hallado a lo largo de la cornisa toda clase de vestigios mayas del periodo posclásico, edificadas entre los años 900 y 1200, lo que indica que el tsunami se presentó mucho antes. Del mismo modo los investigadores han encontrado cornisas fuera de lo común a lo largo de 125 kilómetros de las costas yucatecas, lo que revelaría que el fenómeno habría hecho impacto en un área bastante amplia de la región.

Benson y Shaw sugieren además que las causas posibles del tsunami pudieron haber sido deslizamientos de tierra, movimientos telúricos, erupciones volcánicas y caídas de meteoritos en el mar. #Investigación Científica