Ambos sucesos son altamente importantes para el mundo científico y en general para la historia del universo.

El planeta Marte ha sido objeto de estudio ya que se piensa que en algún momento existió vida en él. Incluso, se piensa que debajo de la superficie del Planeta Rojo hay una densa capa de hielo; pero eso son solamente suposiciones.

Lo que sí está confirmado por los científicos del Observatorio Europeo del Sur y por el Telescopio de Infrarrojos de la #NASA, es que en el hemisferio norte de Marte había un océano hace más de 4 mil millones de años.

Este estudio fue publicado en la revista Science y les tomó cerca de 6 años llegar a esta conclusión a los expertos. Aunque el motivo de la desaparición del océano no se ha podido descubrir aún, los científicos mencionan que pudieron llegar a este resultado midiendo la concentración del compuesto natural HDO.

El estudio también dio como resultado que este océano podría ser comparado en dimensiones con el Atlántico en la Tierra.

Pero en la búsqueda incesante del hombre por encontrar formas de vida o hábitats similares a los de la Tierra, se acaba de hacer del conocimiento público que la Luna mayor de Júpiter tiene un océano.

Esto se pudo lograr con la información que arrojó el telescopio Hubble. Los expertos de la NASA y de la Agencia Espacial Europea anunciaron que ésta Luna, mejor conocida como Ganímedes, tiene un enorme océano salado.

Dicho océano se encuentra bajo la superficie de la Luna, a una profundidad de 160 kilómetros, debido a que las bajas temperaturas mantienen el agua congelada. Si ponemos un punto de comparación, Ganímedes es similar en tamaño a Marte y es considerada como el satélite natural más grande de nuestro sistema solar.

Para el 2022, la Agencia Espacial Europea tiene pensado enviar una sonda a Júpiter como parte de la misión JUICE, misma que se encargará de estudiar más de cerca a esta Luna y descubrir si existen las características que se necesitan para desarrollar vida. 

En definitiva nos esperan grandes años en los que se darán a conocer los resultados de las misiones y de esta forma conocer más del inmenso Universo.