Un equipo de astrónomos del Observatorio Palomar de San Diego, California, ha encontrado un planeta que se encuentra en la constelación de Aries, a 136 años luz de distancia de la Tierra. El planeta se encuentra dentro del sistema 30 Aries según los investigadores, este conjunto espacial cuenta con cuatro estrellas.

De acuerdo con los descubridores, si un humano llegara a visitar ese planeta, podría ver en el cielo cuatro soles, de manera muy similar a la película de ficción Star Wars en el mundo ficticio de Tatooine que contaba con dos estrellas.

Este es el segundo planeta que se conoce de este tipo. El astro tiene diez veces la masa de Júpiter y órbita alrededor de su principal estrella cada 335 días. De acuerdo con los astrónomos, anteriormente se pensaba que el sistema 30 de Aries solo tenía 3 estrellas, pero gracias a las investigaciones y a nuevas tecnologías con las cuales cuentas en la actualidad pudieron descubrir a la estrella.

Este descubrimiento lleva a pensar que los sistemas con 4 estrellas no son tan raros como se pensaba. La distancia con relación al planeta recién descubierto es de 23 veces la distancia que hay entre la tierra y el sol. La investigación que se llevará a cabo será como afecta la presencia de los cuatro soles al comportamiento del planeta.

Por otra parte y acercándonos más al planeta tierra un grupo de científicos afirma que Marte tuvo un océano hace 4 mil millones de años, pero el motivo de evaporación no ha podido ser determinado, este es uno de los temas que más ha captado la atención de la comunidad científica. Recientemente se descubrió un terreno la cual levantó sospechas de que pudieron haber existido grandes glaciares, hay una fuerte probabilidad de que debajo de toda la tierra siga escondida una solida capa de hielo.

Todo esta investigación le ha llevado seis años a los científicos, que midiendo la concentración del compuesto natural HDO determinaron la cantidad de agua que existió en Marte. El resultado de esto fue positivo, demostrando que la cantidad de líquido era suficiente para cubrir todo el terreno con una profundidad de 200 metros.

Los investigadores suponen que el campo magnético fue seriamente dañado tras el intenso impacto de un planetoide, provocando una erupción volcánica lo suficientemente intensa como para evaporar el agua. #Investigación Científica