El vehículo de exploración planetaria de la #NASA, en sus recorridos por Marte, usó su brazo robótico el pasado miércoles para preparar y entregar muestras de roca pulverizadas a un instrumento de su laboratorio portátil.

Las muestras se habían recogido el mes anterior, antes de que el rover detuviera de manera temporal el movimiento de su brazo, aguardando la revisión de un cortocircuito por parte de los ingenieros de la NASA.

El aparato de análisis químicos y mineralógicos CheMin en el interior del rover, recibió las muestras de roca pulverizada. Fueron obtenidas de una formación rocosa denominada "Telegraph Peak, la cual fue el tercer objeto perforado en los últimos seis meses por el rover, en su investigación del afloramiento "Pahrump Hills" en el Monte Sharp de Marte.

Una vez que esta entrega ha sido completada, los operadores del Curiosity de la NASA planean llevarlo lejos de esa región de Marte en los días siguientes. Por el momento, en las capas más bajas del Monte Sharp, el vehículo de exploración planetaria está realizando pruebas acerca de cómo los tempranos entornos marcianos fueron evolucionando desde condiciones más húmedas a las secas que exhibe actualmente.

Ashwin Vasavada, científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, comenta que esa valiosa muestra de roca pulverizada había permanecido en el brazo robótico del Curiosity durante dos semanas. Todos en la NASA están felices de que finalmente haya sido aprovechada esta muestra, para realizar análisis científicos.

El robot Curiosity había experimentado un cortocircuito el pasado 27 de febrero, cuando estaba usando el taladro de su brazo mecánico en su modo de percusión, para sacudirse polvo. Revisiones posteriores en el centro de control del rover y en la NASA, identificaron la posible causa del despertecto. Al parecer se trató de un cortocircuito temporal en el sistema de percusión de la broca.

Posteriormente se efectuaron diferentes pruebas en el Curiosity, pero el problema solo volvió a presentarse una vez más, el pasado 5 de marzo. El cortocircuito tuvo una duración de centésimas de segundo y el motor no se detuvo en ningún momento.

Los análisis que se están desarrollando en el rover, ayudarán a los controladores para la creación de directrices, todas ellas encaminadas a dotar al Curiosity de una mejor perforación en roca, pensando en futuros objetivos. #Investigación Científica