Inspirados en un fenómeno de la naturaleza, científicos de la Universidad de California, en Estados Unidos han desarrollado un material extremadamente delgado que modifica su color a voluntad, con tan solo aplicar un poco de fuerza.

Se trata de un novedoso material de camaleónica capacidad, que tiene un gran potencial para revolucionarias tecnologías de camuflaje y visualización. El novedoso material tiene sensores diminutos que permiten detectar defectos invisibles en construcciones y aviones.

Esta es la primera ocasión que alguien ha desarrollado una piel camaleónica de alta flexibilidad capaz de modificar su color con tan solo doblarla. Esta es la opinión de Connie J. Chang-Hasnain, integrante de la investigación, la cual fue publicada en la revista "Optica".

Por medio del grabado de pequeños elementos, más diminutos que una onda de luz, en una superficie de silicio, un millar de veces más delgada que un cabello humano, los científicos lograron seleccionar una gama de tonalidades aptas de ser reflejadas por esta piel artificial, de acuerdo al modo en que se dobla y flexiona.

Los colores que observamos cotidianamente en telas, pinturas y otras sustancias de la naturaleza, aparecen cuando la luz blanca de gran espectro impacta contra las superficies donde se encuentran. La particular composición química de cada superficie, posteriormente absorbe numerosas longitudes de onda de luz.

Las que no son absorbidas se reflejan hacia atrás, a través de longitudes de onda más breves, lo cual dota a las cosas de un tono azul y otras longitudes de onda más extensas, que se muestran más rojas, con un gran abanico de combinaciones en medio. Modificar los colores de una superficie, como lo hacen los árboles en el otoño, precisa de alteraciones en la composición química.

Los autores de esta investigación han ensayado un control del color bastante singular. Más allá de usar ranuras practicadas en una película, crean filas de crestas en una ultradelgada superficie de silicio. Así, en lugar de difundir la luz en un total arcoiris, esas barras logran reflejar una determinada longitud de onda de la luz.

Esta asombrosa piel artificial y la tecnología que ostenta, serán aplicadas en el ámbito de la vigilancia, la seguridad y el esparcimiento. No obstante para ello serán precisos más desarrollos, enfocados a obtener un material de tamaño considerable para fines comerciales. #Investigación Científica