Científicos de las Universidades de Jaén y Granada hallaron evidencias de este mal en restos óseos de la ancestral urbe de Qubett el-Hawa en Asuán.

Un grupo de especialistas en diferentes campos, del que forman parte investigadores de las Universidades de Jaen y de Granada, ha encontrado en la ancestral Necrópolis de Qubett el-Hawa en Asuán, evidencias del caso más antiguo de cáncer de mama del que se tenga conocimiento.

Los científicos han hallado restos de una mujer de entre 30 y 40 años. Tenía una altura de 1.62 metros y falleció afectada por este mal aproximadamente en el año 2200 a.C. Su cuerpo permaneció momificado durante milenios.

El estudio de estos restos momificados encontrados en Qubett el-Hawa, cuya séptima etapa comenzó el mes de enero, ha permitido saber que esta mujer egipcia padeció también una aguda osteoporosis en los huesos. Debido a lo anterior estuvo postrada durante mucho tiempo, lo cual ha evidenciado una frágil salud por la metástasis.

De acuerdo a Miguel Botella López, experto en antropología de la Universidad de Granada, este hallazgo revela que los antiguos egipcios tenían un nivel de vida mucho menor de lo que podrían hacer pensar sus enormes monumentos. De hecho, muchos de ellos estaban afectados por males infecciosos que reducían bastante su esperanza de vida.

Además, los antropólogos que han formado parte de este estudio, han detectado en varias momias de esta misma Necrópolis, evidencias de enfermedades infecciosas, señales de gran violencia, enfermedades degenerativas, tumores y otros males más. Botella señala que por estos padecimientos infecciosos, cerca de la mitad de la población de Egipto fallecía antes de haber cumplido cinco años.

Si bien la tumba QH33 de esta Necrópolis de Asuán fue hallada en el siglo XIX y ha sido objeto de varias excavaciones, los restos encontrados recientemente por los científicos son muy novedosos, están en perfectas condiciones y hasta la fecha no habían sido analizados.

Botella puntualizó que hasta hace poco, el caso más antiguo de cáncer de mama del que se tenía noticia, databa del año 1600 a.C., esto es, seis siglos después al recientemente hallado. Y aunque la enfermedad del cáncer de mama aparece detallada en el Papiro Smith, solo hasta ahora se ha podido obtener evidencia física al respecto. #Investigación Científica #Descubrimientos