El ritmo con el cual están desapareciendo zonas de bosques tropicales por incendios, talas y causas diversas se ha incrementado en un 62 por ciento desde la década de 1990 y hasta los primeros diez años del siglo XXI.

El cálculo anterior, realizado por expertos de la Universidad de Maryland, está fundamentado en el estudio de enormes cantidades de datos derivados de imágenes Landsat. Estas últimas graban de manera directa las alteraciones en los bosques desde hace más de dos décadas. Con ello se realiza una estimación previa. Antes se había reportado una desaceleración en esta pérdida ecológica, pero estadísticas más recientes han confirmado una dramática alteración en este sentido.

El cálculo mencionado cuenta con el aval de la ONU a través de la FAO y tiene como base una recopilación de reportes de muchas naciones. Do-Hyung Kim, experto en geografía y principal responsable del estudio- el cual fue publicado en la revista "Geophysical Reserach Letters"- comenta que numerosos estudios tanto regionales como locales, realizados utilizando la información obtenida con satélites, se han llevado a cabo para establecer la tasa de deforestación en este mismo periodo. No obstante, esta investigación, la más reciente, es el primer análisis pan-tropical que se ha emprendido.

Kim y su equipo de investigadores, analizaron 34 naciones con zonas boscosas que acumulan el 80 por ciento de las áreas tropicales boscosas. Y así, revisaron 5,444 fotografías de Landsat, de los años 1990, 2000, 2005 y 2015, manejando una resolución de una hectárea, para calcular cuántas áreas boscosas se habían ganado y cuantas se habían perdido.

El proceso se desarrolló de manera cien por ciento automatizada y con las tecnologías informáticas más actuales, con el propósito de manipular grandes cantidades de datos y a la vez, reducir al mínimo los posibles errores humanos.

A final de cuentas, Kim y sus colaboradores hallaron que, en el periodo comprendido entre 1990 y el año 2000, la pérdida total de zonas boscosas tropicales fue de 4 millones de hectáreas al año. Además, en la primera década del siglo XXI, la pérdida total de bosques tropicales aumentó a 6.5 hectáreas al año, lo cual arroja un alarmante incremento en la tasa promedio de deforestación. #Ecología