Todo se dio tomando como base la llamada hidrodinámica, el análisis de la dinámica de los fluidos. Es una práctica que se ya se practicaba en el antiguo Egipto, por lo cual no es común que se consigan nuevos hallazgos.

No obstante, al estudiar la interacción entre un láser de alta intensidad con un plasma, los científicos descubrieron algo sorpresivo. John Pasley, experto en plasma de la Universidad de York, fue quien encabezó la investigación y quien se percató de que, apenas una billonésima fracción de segundo tras el impacto del rayo láser, el plasma generó una reacción que los científicos identificaron como una serie de pulsos, una onda sonora.

Pero el sonido producido por el plasma al interactuar con el láser se dio en una frecuencia tan elevada, que superaba incluso a los sonidos emitidos por delfines y murciélagos. Fue una frecuencia casi al límite de los sonidos que pueden producir los objetos materiales de nuestro universo, es decir, seis millones de veces más alta de lo que puede captar cualquier especie mamífera.

Pasley habló acerca de este experimento en importantes institutos tecnológicos de la India y de Inglaterra y en ambas ocasiones afirmó que esa clase de sonidos es la que podría producirse en la superficie de los astros. De acuerdo a este científico, cuando las estrellas están acumulando más materiales cósmicos, podrían producir sonidos muy parecidos a los que Pasley y sus colegas produjeron en su laboratorio.

De manera que, en cierto sentido, las estrellas se encuentran emitiendo un canto eterno, pero por el hecho de que el sonido no puede propagarse en el vacío del cosmos, no hay quien pueda escucharlas.

El procedimiento usado para estudiar las ondas sonoras en el laboratorio, fue muy similar al funcionamiento que tiene un radar policiaco. Es una técnica que permitió a los investigadores calcular con gran exactitud cómo se movilizó el fluido desde el instante en el que el láser lo impactó, en lapsos de tiempo de billonésimas de segundo.

Otro participante del experimento, Alex Robinson, fue quien creó el modelo numérico para generar las ondas acústicas para la prueba. De este modo se halló una novedosa manera de producir sonidos a partir de flujos de fluidos. #Investigación Científica