Científicos han hallado un verdadero "tesoro" de extrañas galaxias satélites que giran en torno a la Vía Láctea, nuestra propia galaxia. Es un descubrimiento que podría ser clave para la investigación de la materia oscura, enigmática sustancia que parece mantener cohesionada a la Vía Láctea.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge ha logrado identificar nueve galaxias satélites de tamaño pequeño, de las que no se tenía noticia, que giran alrededor de nuestra propia galaxia. Se trata del número más grande de galaxias jamás hallado de manera simultánea.

Las conclusiones de la investigación, obtenidas al analizar imágenes del telescopio Dark Energy Survey, pueden ser valiosas para comprender los enigmas relacionados con la materia oscura, sustancia no visible que mantiene vinculadas a las galaxias del cosmos.

Esta reciente investigación también señala el primer hallazgo de galaxias enanas, es decir, pequeños conglomerados estelares que giran alrededor de galaxias de mayor tamaño, en la década más reciente. Decenas de ellas fueron descubiertas en 2005 y 2006 en el firmamento del hemisferio norte.

Las nuevas galaxias satélites se ubican en el hemisferio austral, en las proximidades de la Pequeña y la Gran Nube de Magallanes, las cuales son las galaxias de tipo enano mayores y más famosas en la órbita de nuestra galaxia.

Estos objetos espaciales apenas descubiertos son mil millones de veces menos radiantes que nuestra propia galaxia y con una masa un millón de veces menor. Una de estas galaxias, la más cercana, se ubica a 95 mil años luz de distancia, mientras que la galaxia satélite más distante se encuentra a un millón de años luz.

De acuerdo a los astrónomos participantes en el estudio, tres de los objetos hallados son galaxias enanas bien definidas, en tanto que otros también podrían ser galaxias enanas o cúmulos globulares. Estos últimos son objetos siderales con características visibles parecidas a las de las galaxias enanas, pero que no han sido descubiertos, como es el caso de la materia oscura.

De acuerdo a los investigadores de Cambridge, la gran cantidad de materia oscura que tienen las galaxias satélites de la Vía Láctea, es un factor que hace de este hallazgo algo muy significativo tanto para el campo de la astronomía como para el de la física contemporánea. #Investigación Científica