Es un autómata con cinco extremidades metálicas, cubiertas con una esterilizada cubierta plástica, listo para recibir en el quirófano las indicaciones del cirujano. Se trata del robot Leonardo Da Vinci, artefacto estadounidense que se ha proyectado como un auténtico revulsivo en el medio quirúrgico.

Sin embargo, su enorme tamaño y el gran costo que implica instalarlo y operarlo, se considera como un notable obstáculo para su uso generalizado. Por lo anterior, un equipo de especialistas ha desarrollado en España, una versión del robot Da Vinci de mayor versatilidad y rentabilidad.

El desarrollo robótico español ha sido creado por ingenieros de Malaga, Bilbao y Córdoba. El responsable general del proyecto, Víctor Muñoz Martínez, explicó que todo inició hace tres años, luego de que obtuvieran el permiso para crear una versión propia del autómata estadounidense.

Y si bien Muñoz Martínez, asegura que todos los involucrados en el proyecto se sintieron llenos de entusiasmo cuando fue concluido, es cierto también que aún tiene mucho por mejorar. Y es que al Da Vinci español no se le pueden cambiar los instrumentos luego de haber iniciado la cirugía, o que al paciente se le practican cinco aperturas corporales, aunque no se utilicen todas ellas.

El creador de este nuevo robot Da Vinci, subraya que incluyeron en él un sistema especial. Gracias a este aditamento, al autómata se le pueden cambiar los brazos de acuerdo al tipo de operación que se pretenda llevar a cabo. De esta manera se evitan accidentes, como es el caso de hemorragias por cortes innecesarios al cuerpo del paciente.

Muñoz Martínez, experto en ingeniería de la Universidad de Málaga, señala que, esta versión del Da Vinci, da la oportunidad al médico de tener una mejor sensación de tacto. De modo que el robot capta la presión que efectúa sobre el paciente y por medo de los controles, como si fuera una palanca, hace que este tacto sea mayor o menor.

Otra de las positivas diferencias entre este robot y el original estadounidense, es que la versión española es inalámbrica, sin estorbosos cables. La consola que utiliza, también es diferente a la del robot norteamericano y por sus características facilita que el médico no se encuentre aislado del paciente, sino que permanezca junto a él. #Salud #Tecnología