Científicos han descubierto en el interior del territorio keniano los restos fósiles de una ballena picuda. Los expertos calculan que tiene por lo menos 17 millones de años de antigüedad. Se trata de un hallazgo sin parangón en el continente africano y nos permite saber más acerca de cuándo inició la enigmática elevación tectónica en África Oriental.

El fósil de cetáceo fue descubierto unos 740 kilómetros en el interior de Kenia, a una altura de 620 metros. El paraje donde fue desenterrado por los paleontólogos es desértico. Esto lo dio a conocer uno de los expertos involucrados en la investigación, Louis L. Jacobs de la Universidad Metodista del Sur, en los Estados Unidos.

Se piensa que cuando estaba viva aún, esta ballena nadaba lejos de la costa con rumbo a un río. Este último tendría un gradiente de entre 24 y 37 metros, y aproximadamente un largo de 600 a 900 kilómetros. La investigación de Jacobs y sus colaboradores fue publicada en la revista Proceedings y nos da indicios acerca de la primera restricción temporal en el comienzo de la elevación geológica del oriente de África, desde una zona cercana al mar.

De acuerdo a Jacobs, el cetáceo quedó varado río arriba en un periodo en el que el Este del continente africano estaba al nivel del mar y tenía abundantes selvas y bosques. Conforme esa región de África se fue levantando, el clima se volvió más seco y tras millones de años el bosque se desapareció para dejarle su sitio a los pastizales. Fue cuando los primates experimentaron un gran avance en su desarrollo evolutivo al adaptarse a las praderas y comenzaron a desplazarse erguidos. #Investigación Científica #Descubrimientos

Los expertos han identificado al animal como un Zífido Turkana. Esta ballena habría habitado el océano abierto, así como sucede con las modernas ballenas picudas. Los zífidos están considerados entre los animales marinos depredadores más activos. Además son criaturas con una formidable capacidad de respiración de aire, el cual les sirve para bucear en profundidades asombrosas. Se sabe que las ballenas picudas pueden bucear a 3000 metros de profundidad para buscar su alimento, por lo general, calamares.

Muy probablemente esta antigua ballena nadaba en el río, pero se desorientó y terminó por internarse en el continente africano en lugar de llegar al mar.