No hace mucho un grupo de investigadores estadounidenses y chinos descubrieron que, mantener un vínculo romántico con alguien causa modificaciones en la estructura cerebral. De manera que el amor nos cambia la vida, pero más literalmente de lo que se hubiera creído.

De acuerdo a lo publicado en la revista "Frontiers in Human Neuroscience", alguien enamorado exhibe una conectividad mayor entre las diferentes partes del cerebro, en especial aquellas vinculadas a la motivación, control de las emociones, cognición del entorno social y la recompensa, entre otras.

A juicio de Hongwen Song, científico de la Southwest University en China, la investigación ofrece la primera prueba de tipo empírico acerca de modificaciones en la disposición funcional del cerebro, vinculadas con el amor. Para llegar a este resultado, el grupo de investigadores usó técnicas de neuroimagen- en especial capturas logradas con resonancias magnéticas funcionales-, para así estudiar las variaciones en las constantes de conectividad cerebral, presentes en un centenar de universitarios chinos.

Los científicos dispusieron a los voluntarios en tres apartados: los jóvenes que estaban enamorados, los que lo habían estado hasta hace poco y los que no tenían relación amorosa alguna. Tras los análisis con las técnicas mencionadas, los investigadores hallaron que los enamorados presentaban un incremento en la dinámica cerebral en reposo, de un área denominada cortex, del cíngulo anterior del hemisferio izquierdo. Esto indica que tal zona del cerebro se encuentra estrechamente vinculada con el enamoramiento.

La investigación del profesor Song y sus colaboradores significa el descubrimiento en el  aumento de la dinámica de ciertas regiones cerebrales en las personas enamoradas. No obstante, las actividades registradas en otras zonas de los hemisferios cerebrales, como por ejemplo el núcleo caudado bilateral, disminuyó notablemente en el apartado de los que habían estado enamorados hasta hace poco. #Investigación Científica

Es de hacer notar que esa estructura del cerebro está relacionada con la capacidad de integrar las referencias sensoriales, la visualización de objetivos y la captación de posibles recompensas. Los científicos concluyeron que las alteraciones cerebrales identificadas en los enamorados, podría deberse a la tendencia de estas personas por buscar el control de sus estados emocionales o el de sus parejas. También para tratar de solucionar conflictos de pareja, ajustando sus tácticas cognitivas particulares.