Se trata de uno de los cráteres de mayor tamaño en nuestro satélite natural y el primer descubrimiento de esta clase en el siglo más reciente.

Un grupo de científicos de la Universidad de Purdue en Estados Unidos, ha logrado el hallazgo de un enorme cráter con un diámetro aproximado de 200 kilómetros de diámetro. Se encuentra en la faz de la Luna orientada hacia nuestro planeta. Este nuevo cráter, por sus dimensiones, sería uno de los más grandes de la Luna y el primero de tales características descubierto en los cien años más recientes.

El cráter en cuestión ha sido llamado Earhart, como un homenaje a la célebre aviadora estadounidense Amelia Earhart, la cual desapareció mientras realizaba una travesía aérea alrededor del mundo en 1937.

De acuerdo a los descubridores del cráter lunar Earhart, en el marco de la Conferencia de Ciencia Lunar y Planetaria, desarrollada recientemente, el hallazgo del mismo se llevó a cabo mientras se analizaban resultados obtenidos por la misión Gravity Recovery and Interior (Grail) de la #NASA. El objetivo de este proyecto era la elaboración de un mapa de la gravedad lunar.

Y aunque una fracción de este gran cráter puede observarse en la superficie de nuestro satélite natural, casi todo este accidente geológico se mantiene enterrado. Los astrónomos solo consiguieron detectar el cráter en su totalidad, gracias a los indicios de gravedad captadas por las sondas gemelas de la Misión Grail. Tales naves ya fueron estrelladas en la superficie de la Luna.

Jay Melosh, especialista en ciencias de la Tierra de la Universidad de Purdue, comenta que se trata de uno de los cráteres más impresionantes de la Luna y nadie sabía que se encontraba allí. La técnica usada para el hallazgo de Earhart es bastante novedosa y efectiva.

De hecho, los astrónomos de la NASA tienen proyectado extender la inspección con este procedimiento a toda la Luna, para así encontrar otros accidentes geológicos por debajo de su superficie. Por ejemplo, de esta manera los científicos esperan hallar los denominados tubos de lava, conductos naturales aparecidos en el subsuelo selenita, que podrían ser utilizados como refugios para futuros colonos humanos en nuestro satélite natural. Se calcula que el cráter Earhart podría tener cerca de 3,900 millones de años. #Investigación Científica