Científicos de Israel hallaron un notable tesoro de los tiempos de Alejandro Magno en una caverna de Galilea. Es un hallazgo que puede ofrecer valiosa información acerca del agitado periodo que se presentó tras la muerte del conquistador macedonio, en el 323 a.C., cuando sus herederos se disputaban aquel vasto imperio.

Numerosas piezas numismáticas de plata marcadas con la efigie de Alejandro Magno y objetos de bronce, como por ejemplo anillos, brazaletes y pendientes, fueron localizados en una caverna de estalagmitas y estalactitas. La ubicación de esta última se ha conservado en secreto para evitar cualquier riesgo de saqueo. Esto fue dado a conocer por la Autoridad de Antigüedades del gobierno israelí.

El comunicado añade que se trata de uno de los hallazgos más relevantes efectuados en los años más recientes en el norte de Israel. También reconoció que descubrir todos los secretos de esta caverna demorará bastante tiempo.

Las monedas fueron encontradas por tres espeleólogos amateurs que se internaron en la caverna para organizar una excursión guiada al sitio y tras detectar que algo brillaba en el suelo, levantaron dos monedas y se dieron cuenta de su gran antigüedad. Fue entonces que dieron aviso a las autoridades de Antigüedades de Israel. A partir de este hallazgo se ha logrado desenterrar un pequeño alijo de los tiempos de Alejandro Magno y otros objetos de cerámica que datan del periodo calcolítico, esto es, hace 6 mil años.

Lo más destacado del tesoro, empero, son las monedas que lucen la efigie de Alejandro Magno, quien arrebató a Judea del poder de los persas en el año 332 a.C. El periodo helenístico se prolongó en esta zona del mundo hasta el 37 a.C., cuando Israel pasó de ser dominada por los Ptolomeos a los Seleúcidas y también a experimentar un pequeño periodo autónomo durante la monarquía asmonea, hasta el año 63 a.C. No mucho después fue conquistada por los romanos.

Los arqueólogos encontraron varias joyas de plata en un diminuto saco de tela, cerca de las monedas. Aparentemente fueron hallados por sus propietarios hace aproximadamente 2,300 años. Los investigadores piensan que los dueños de estos tesoros los ocultaron para protegerlos de las agitaciones sociales que siguieron a la muerte de Alejandro, en el marco de las Guerras de los Diádocos (323-281 a.C.), pero nunca los recuperaron. #Investigación Científica #Descubrimientos