Cada vez está más cercana la solución a los misteriosos puntos de luz captados en Ceres, el planeta enano localizado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.

Se trata de dos radiantes manchas que parecen hallarse en el fondo de un enorme cráter. Es uno de los fenómenos más intrigantes del sistema solar que podría deberse a extensiones de brillante hielo.

Carolyn Porco, responsable de fotografía de la misión Cassini en su exploración de Saturno y sus lunas, piensa que esta respuesta es la adecuada para explicar tan extraño fenómeno. De hecho, en su cuenta de Twitter Porco publicó una fotografía donde se observan superficies de brillante hielo en la luna Phoebe de Saturno. Esta fotografía podría tener una gran relación con los intrigantes puntos luminosos en el planeta Ceres.

En una mesa de prensa dedicada al arribo de la nave Dawn a Ceres, la cual se tiene prevista para este viernes, Carol Raymond, una de las investigadoras responsables de la misión Rosetta, comentó que las manchas podrían corresponder a materiales de gran capacidad reflectora, que pueden incluir sales o hielo.

Raymond explicó que si las particularidades brillantes resultan siendo agua en forma líquida, la sal sería el elemento más probable que incluyera. Pero además, los especialistas de la ESA también intentarán detectar polvo en la superficie de Ceres, considerando que los gases de sublimación podrían hacer que este mismo polvo se levante.

Dawn ya ha iniciado las operaciones de aproximación a Ceres y lo que más desea el público interesado, nuevas fotografías del planeta enano, no serán posibles de obtener durante aproximadamente un mes, por el hecho de que la nave de la ESA estará durante ese periodo en la cara oculta de Ceres.

Este cuerpo espacial es relativamente húmedo y cálido y puede ser clasificado junto con la luna Encelado de Saturno y la luna Europa del planeta Júpiter, dentro de los lugares del sistema solar capaces de propiciar formas de vida tal y como las conocemos.

Los expertos consideran que Ceres, mundo con un diámetro aproximado de 950 kilómetros, cuenta con vastas reservas de agua. De hecho, estudios recientes señalan que cerca del 40 por ciento del volumen total de Ceres, podría corresponder a acumulaciones de agua.