Los científicos han propuesto que la búsqueda de vida alienígena no debe encausarse solamente a microorganismos, sino a completas civilizaciones extraterrestres de elevada tecnología, que podrían estar esperando por nosotros en las profundidades del cosmos.

Una reciente cuestión se orienta a la posibilidad de que los extraterrestres pudieron haber creado un acelerador de partículas, activado por las colosales energías desprendidas de un agujero negro. Esta hipótesis sería el equivalente al sueño de muchos físicos de nuestro tiempo, entregados al análisis de la energía y la materia a escalas muy diminutas.

Sin embargo, es innegable que se trata de una posibilidad tecnológica fuera del alcance de la humanidad, por lo menos en los siguientes siglos. No obstante, una civilización alienígena poseedora de grandes conocimientos de física y con los recursos necesarios, podría haber alcanzado ese formidable logro tecnológico.

De ser cierto lo anterior, la humanidad podría alcanzar por su cuenta la huella de estos extraterrestres sin tener que salir de su propio mundo. Un científico del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, en Estados Unidos, Brian Lacki, ha realizado los cálculos de lo que se necesitaría para ello y su investigación fue dada a conocer en la revista enarXiv.

Lacki señala que, si ese acelerador de partículas existiera verdaderamente, debería de generar neutrinos a manera de grandes cantidades de energía. Y esas manifestaciones super energéticas podrían ser captadas desde nuestro mundo.

Con los planteamientos de su estudio como fundamento, Lacki ha solicitado a los astrónomos del SETI, que desde hace muchos años están dedicados a buscar señales de inteligencia alienígena, que intenten detectar estas grandes emisiones de neutrinos. De ser halladas, ofrecerían la comprobación que es necesaria, de que no somos los únicos seres vivientes del cosmos.

Tal y como sucede con la humanidad, parece lógico pensar que una civilización extraterrestre tenga vastos conocimientos de Física y que como nosotros trate de construir aceleradores de partículas cada vez más poderosos y con la capacidad de indagar a escalas cada vez más profundas en el entramado del universo.

Sin embargo, explorar el cosmos a escalas cada vez más pequeñas requiere de aceleradores cada vez de mayor tamaño. En este sentido, para alcanzar los límites del cosmos a nivel cuántico, la escala de Planck, lo más pequeño que pueda pensarse, se precisaría de aceleradores de partículas colosales, como ese hipotético activado con un agujero negro. #Investigación Científica