Por lo menos cinco inéditas especies de saltamontes, que pueden ser consumidas como alimento, fueron encontradas por un equipo de entomólogos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El responsable de la investigación, Alejandro Zaldivar Riverón, reveló que estos chapulines son del género Sphenarium, los cuales son utilizados como recurso alimenticio en diferentes regiones del territorio mexicano. Las especies recién descubiertas se agregan a seis más de las que ya se tenía noticia.

En la investigación, dada a conocer en la revista "Molecular Phylogenetics and Evolution" también colaboraron otros científicos del Instituto de Biología de la UNAM, quienes se dedicaron a recolectar ejemplares de saltamontes nunca antes detectados en las sierras guerrerenses y la zona costera de Oaxaca, entre otras partes de la República Mexicana.

Con los datos recopilados se efectuaron minuciosos análisis, tanto a nivel molecular como morfológico, de las muestras, para efectuar la descripción científica de estas novedosas especies de chapulines. Lo anterior se dio a conocer a través de un mensaje a los medios, por parte de los autores de la investigación.

De acuerdo a Zaldivar Riverón, en la segunda etapa del estudio, que se tiene proyectado iniciar en breve, él y sus colaboradores deberán ahondar en los límites existentes entre numerosas poblaciones de saltamontes, ya que por sus características morfológicas son realmente muy similares. Para conseguir lo anterior el experto mexicano detalló que usarán una técnica secuenciadora de vanguardia.

Zaldivar Riverón afirmó que para realizar este descubrimiento, tuvieron que analizar 180 insectos, capturados en el marco de un trabajo de campo efectuado en diferentes parajes desde Nayarit al territorio chiapaneco.

Los saltamontes o chapulines tienen una gran popularidad en las comunidades mexicanas, principalmente las rurales. Pueden hallarse en numerosas regiones de esta nación norteamericana y aunque en varias de ellas son considerados como plaga, por dañar cultivos, han sido usados como recurso alimenticio desde tiempos prehispánicos.

Zaldivar Riverón puntualiza que hasta la fecha se tiene registro de un millón trescientas mil variedades de saltamontes en el orbe. No obstante, los entomólogos consideran que puede haber millones de especies más, aunque muchas de ellas probablemente ya se hayan extinguido sin que se haya tenido noticia de ellas.

Las variedades de saltamontes de las que se tiene conocimiento, son bastante recientes en términos científicos, ya que surgieron en el Pleistoceno, es decir, hace unos 1.7 millones de años. #Investigación Científica