Los abusos cometidos por el régimen nazi contra judíos, soviéticos y polacos, han sido comentadas ampliamente hasta nuestros días. No obstante, lo que no era muy conocido es que los colaboradores de Adolf Hitler llegaron a cometer toda clase de barbaridades en contra de sus propios compatriotas, como por ejemplo, atacar con bombas urbes alemanas con cohetes V-2 para practicar su eficacia militar.

Todo ello tuvo lugar en 1944. Se trata de una nueva referencia negativa para el Führer, cuya sombra de atrocidades se extiende cada día más. Lo anterior se supo al darse a conocer varios documentos de los nazis. En ellos queda constancia de que el propio Hitler ordenó bombardear algunas urbes y pueblos teutones con el propósito de medir el poderío devastador de sus novedosos misiles V-2.

La orden del Führer tenía tal grado de secrecía que fue recibida solo por los integrante de la llamada «Kommandostelle S», unidad secreta de los nazis de la cual no se conoce demasiado hasta el día de hoy. Los documentos en cuestión, dados a conocer por el diario Daily Mail, detallan también cómo esos actos bélicos derivaron en miles de alemanes fallecidos.

Hitler culpó de estos fallecimientos a los aliados, entre 1944 y 1945, es decir, en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial. Cuando la caída del régimen nazi era inminente, los colaboradores del Führer trataron de quemar estos archivos secretos, pero lograron ser puestos a salvo por un personaje anónimo. Al final terminaron en poder de un coleccionista teutón que los conserva hasta el día de hoy.

De acuerdo a lo que publica el periódico inglés, los documentos explican que muchos de los misiles fueron lanzados desde Peenemünde hacia ciudades enemigas como Amberes, Lieja y Londres, es decir, territorio aliado y enemigo del Tercer Reich. Pero los archivos también dejan saber que varios de estos cohetes estaban destinados para destruir urbes alemanas localizadas en la región de Pomerania. Se piensa que grupos especiales de la SS fueron enviados a esas zonas de Alemania para evaluar la magnitud de la devastación y la efectividad real que podían tener los misiles V-2.

Muchos de estos documentos serán ofrecidos a la venta el día 18 de marzo y se espera que alcanzarán un precio aproximado de 3 mil euros. Expertos señalan que los misiles V-2 solo eran superados en su capacidad destructora por la bomba atómica y que en cierto momento, pudieron haberle dado el triunfo a los nazis.

#Europa