Bajo la capa helada del territorio antártico, aislados de los juguetones pingüinos y otras criaturas que captan la atención de los visitantes de esta remota región del mundo, existe un ámbito gélido y poco amable en el que no debería haber ninguna clase de vida, de acuerdo a lo que se observa a simple vista.

Pero los expertos que analizan los hielos que se derriten detectaron en fechas recientes un pez de aproximadamente 15 centímetros que se desplazaba nadando en el subsuelo antártico. Los científicos vieron posteriormente pequeños seres marinos que parecían camarones.

En las áreas más lejanas de la Antártida, en parajes en donde no llega la luz solar desde tiempos prehistóricos, los expertos han hallado algo tan sorprendente que parece extraído de una cinta de alienígenas: restos de ADN de un ser microscópico que semeja una mezcla de ciempiés, manatí y oso.

En este entorno de extremas condiciones sobreviven las especies que son complejas, sencillas, exóticas y normales a un tiempo. A los investigadores que retan las bajas temperaturas y que superan grandes distancias para encontrar vida en los hielos antárticos, estos hallazgos les sorprenden y entusiasman.

Para los científicos encaminados al descubrimiento de seres que habitan ambientes extremos, estos hallazgos prueban el potencial ilimitado de la evolución. A juicio de Reed Scherer esta reciente investigación expone la tenacidad de la vida. Este catedrático de micropaleontología de la Northern Illinois University, opina además que las posibilidades de vida que pudieran hallarse en la Antártida superan cualquier predicción.

Los expertos que estudian a las especies que habitan en la agreste Antártida, se cuestionan: si la vida puede realmente prosperar en este ambiente ¿por qué no en Marte o en las frías lunas de Saturno o Júpiter, donde existe también agua bajo la gélida superficie? Es factible que no seamos los únicos seres vivientes del cosmos.

Los investigadores también observaron un pez de cuerpo delgado y casi transparente, que giraba como jugando con las cámaras e instrumentos de los científicos. También detectaron a unos #Animales con caparazón anaranjado denominados anfípodos. Para los participantes de este estudio es importante averiguar de dónde habían llegado estas especies y de dónde obtienen su alimento. Todos estos descubrimientos en la Antártida fascinan a los astrónomos, especialmente aquellos encausados a la astrobiología y la búsqueda de vida en otros mundos. #Investigación Científica