Investigadores de la misión Cassini de la agencia espacial estadounidense, encabezados por científicos de la Universidad de Colorado, revelaron que ciertos granos de roca de tamaño microscópico detectados en las cercanías de Saturno, indicarían dinámicas hidrotermales en la luna Encelado.

Tales granos constituyen la primera evidencia de que este frío satélite natural de Saturno, tiene actividad hidrotermal. Serían procesos en los que el agua se filtra y reacciona con una corteza de roca. Al final surgiría de ello, una caliente solución repleta de minerales.

El descubrimiento se comenta a profundidad en un artículo del más reciente número de la revista "Nature". Es un hallazgo muy sugestivo, puesto que nos presenta a Encelado como un entorno dinámico en procesos geológicos, incluyendo géiseres- cierta clase de fuentes termales-, lo cual propiciaría un ambiente adecuado para la aparición de la vida.

Más de cuatro años de cuidadosos análisis fueron necesarios para lograr este descubrimiento. Se utilizó información conseguida con la sonda Cassini, modelos por computadora y pruebas de laboratorio. En su investigación, los científicos averiguaron como ocurre la probable formación de los granos. El agua caliente que incluye los minerales disueltos se desplaza, desde el rocoso interior de este satélite saturnino, hacia arriba, hasta entrar en contacto con el agua helada.

Los procesos geológicos que harían aparecer los pequeños granos de roca, necesitarían temperaturas de aproximadamente 90 grados centígrados. Al explicar las consecuencias del hallazgo, Sean Hsu, científico responsable principal de la investigación, señala que es muy estimulante que se puedan usar esos microscópicos granos de roca, lanzados al espacio por grandes géiseres.

De esta manera se obtienen valiosos datos acerca de las condiciones que se presentan sobre y en el fondo del mar de una luna tan helada como Encelado. #Investigación Científica #NASA

Hsu y sus colaboradores comentan que, los cálculos de la gravedad de Encelado, obtenidas con la nave Cassini, indican que, el rocoso núcleo de esta luna, es bastante poroso, lo cual facilita que las aguas oceánicas se filtren hacia el interior de aquel mundo. De este modo se forma una gran área donde el agua y la roca pueden interactuar.

Por ello, Hsu concluye que posiblemente buena parte de esta química del agua en altas temperaturas, se presente en el interior del núcleo de esta luna de Saturno.