Es el motor de cohete más grande y potente que jamás haya sido construido. Recientemente superó con éxito un ensayo, el cual sirvió para calcular su real potencial. Este poderoso motor está siendo optimizado para su utilización en misiones como el proyecto SLS-Orion, cuyo objetivo es llegar a un asteroide y al planeta rojo.

Este extraordinario propulsor mide 54 metros. Los ingenieros a cargo lo mantuvieron en funcionamiento durante dos minutos. Ese lapso es el que tardaría el motor en impulsar al enorme cohete SLS desde la plataforma de lanzamiento. En esta dinámica ofrecerá un empuje de 3.6 millones de libras.

El ensayo del motor del SLS se realizó en unas instalaciones experimentales de Promontory en Utah. Es un complejo de una firma asociada a la NASA, Orbital ATK. En total se tienen planeadas dos pruebas para evaluar el propulsor antes de efectuar el vuelo debut del cohete SLS.

En este ensayo el motor fue exigido al máximo, considerando el límite máximo de temperatura que puede tolerar de acuerdo a su diseño. La siguiente prueba, a realizarse a inicios del 2016, activará al propulsor al extremo inferior de temperatura para evaluar su desempeño. Los expertos consideran que bastan estas dos pruebas para obtener un amplio abanico de datos para los modelos de motores que se piensan utilizar.

Es interesante saber que en el marco del ensayo, la temperatura en el interior del motor llegó a los 5,600 grados centígrados. Todd May, responsable del proyecto, a través de un comunicado de la NASA aseguró que se trata de un gran paso en el desarrollo del SLS, luego de años de trabajo.

Como parte de la prueba, fueron medidos unos 531 canales de instrumentación en el motor para observar el rendimiento de 102 objetivos de diseño. El ensayo también sirvió para comprobar que el propulsor cumple con los requerimientos balísticos indispensables, relacionados con la presión y el empuje.

La primera evaluación de vuelo de SLS será configurada para soportar un peso de 70 toneladas métricas en poder de elevación e incluirá un vehículo astronáutico no tripulado. Será una nave Orión, para así evaluar el rendimiento de sus sistemas básicos.

Posteriormente el motor SLS será adaptado para tener un poder de elevación de 130 toneladas métricas y así facilitar la planeación de misiones más ambiciosas en el Sistema Solar. #Tecnología #NASA