Esta nave de la Agencia Espacial Europea (ESA) se mantiene orbitando al cometa Churyumov-Gerasimenko desde el verano anterior. El pasado 14 de febrero captó esta interesante fotografía, a una distancia de solo seis kilómetros sobre la superficie de la roca.

De acuerdo a lo reportado por la ESA, en el momento de la captura, el vehículo, el cometa y el Sol se encontraban casi alineados, ocasionando que fuera visible la sombra de Rosetta en la zona interior de la imagen, con un tamaño aproximado de 20 por 50 metros. La fotografía original, conseguida con una cámara Osiris, ofrece una resolución de 11 centímetros por pixel y abarca una zona de 228 por 228 metros.

A juicio de Holger Sierks, especialista del Instituto Max Planck, en Alemania, las fotografías logradas desde esta perspectiva ostentan una gran valía científica, puesto que nos permiten calcular detalles como el tamaño de los granos del terreno.

La nave Rosetta mide 2.8, por 2.1, por 2.0 metros. Además incluye dos paneles de 14 metros cada uno, los cuales acumulan 64 metros cuadrados de superficie. Esos paneles se extienden aproximadamente 32 metros de una punta a la otra. Rosetta salió de la Tierra con más de 3 mil kilogramos, incluyendo los cien kilos de peso de la sonda Philae, que fue posicionada en el cometa 67P en noviembre del año anterior, y 1670 litros de combustible.

De acuerdo a lo que explica la ESA, la misión Rosetta tiene como propósito seguir al cometa 67P en su travesía hacia el Sol para monitorear su dinámica de activación al aproximarse al astro.

La sonda de la ESA fue lanzada desde el complejo espacial de Kourou en la Guyana Francesa en marzo del año pasado y arribó finalmente a 67P en el verano del 2014. Rosetta seguirá enviando capturas e información del cometa por lo menos hasta el próximo mes de diciembre.

La fotografía de la sombra de Rosetta sobre el cometa 67P, nos deja ver detalles del accidentado terreno, el cual incluye fracturas y abruptas irregularidades. También se observan zonas con cantos rodados con tamaños de unos cuantos metros a decenas de metros.

Sierks destaca que esta clase de fotografías son esenciales para el correcto cálculo de los granos en el suelo del cometa y también para conocer mejor la naturaleza de estos objetos espaciales.