El planeta hogar del personaje Luke Skywalker de "La Guerra de las Galaxias", Tatooine, podría existir realmente.  Un mundo desértico con dos soles, de acuerdo a la saga de ciencia ficción de George Lucas, era inconfundible por sus puestas de sol, con el horizonte vacío unido a un firmamento dominado por dos estrellas.

Hasta el momento solo se habían detectado mundos gaseosos gigantescos, sin posibilidades de albergar vida, orbitando en torno a astros binarios. Numerosos expertos opinan que los planetas rocosos no pueden gestarse allí. Pero simulaciones aritméticas han demostrado que posiblemente haya mundos sólidos similares a nuestro planeta como Tatooine y su presencia podría ser normal en sistemas estelares de tipo binario.

De acuerdo a una investigación emprendida por los astrónomos Scott Kenyon y Ben Bromley de la Universidad de Utah, puestas de sol como las del planeta de Luke Skywalker podrían ser más comunes de lo que se consideraba. El estudio señala que el resultado más significativo al que se llegó fue que, más allá de una diminuta zona en torno a una estrella binaria, la formación de mundos puede operarse del mismo modo a como se presenta alrededor de un solo astro.

En este sentido, los mundos son tan habituales en torno a sistemas estelares binarios, como alrededor de astros simples. La investigación ha sido difundida a través de la revista Astrophysical Journal para ser evaluada por la comunidad científica. Se trata de un análisis muy complejo puesto que incluye numerosas fórmulas matemáticas que explican cómo astros binarios pueden ser orbitados por los llamados planetesimales, es decir, rocas de tamaño parecido a los asteroides que se agrupan para la gestación de planetas.

Cabe mencionar que el telescopio espacial Kepler de la NASA ha encontrado más de un millar de mundos orbitando otras estrellas, incluyendo algunos mundos rocosos en la denominada zona habitable, es decir ni excesivamente lejos, ni demasiado cerca del astro que orbitan.

De estos mundos descubiertos por el Kepler, siete de ellos son planetas que giran dentro o en las proximidades de la región habitable de astros binarios, pero ciertamente todos son gigantescos mundos gaseosos. Bromley reconoce que esos planetas son del tamaño de Júpiter o Neptuno y no rocosos y pequeños como la Tierra o el Tatooine de Star Wars. #Investigación Científica