La investigación acerca de la caída del Airbus A-320 de Germanwings en los Alpes franceses el martes pasado, con 150 ocupantes a bordo, ha revelado que muy posiblemente fue un acto suicida por parte del copiloto.

Este siniestro ha sido calificado por los expertos como el más grave desastre aéreo en el territorio francés, en las cuatro décadas más recientes. Cerca de 15 años antes, el vuelo Concorde 4590 de París a Nueva York se estrelló poco después de haber despegado, el 25 de junio del 2000, terminando con la vida de 113 personas. Este fue el aciago final de los vuelos comerciales supersónicos.

Otro trágico accidente aéreo en Francia, fue el acontecido en marzo de 1974, cuando un avión de Turkish Airlines se vino abajo poco después de haber despegado de la ciudad de París. En este evento fallecieron 346 personas. Años más tarde, a finales de 1981, 180 viajeros perdieron la vida cuando el avión que los transportaba desde Yugoslavia chocó con una montaña en la mediterránea ínsula de Córcega.

El accidente de aviación con más víctimas en la historia fue la colisión que se dio el mes de marzo de 1977, entre dos #Aviones tipo Boeing 747 en Tenerife, España. Este acontecimiento ocasionó la muerte de 583 personas.

Más recientes e igual de trágicos son vuelos como el MH17 de Malaysia Airlines, un Boeing 777 que viajaba de la ciudad de Ámsterdam a Kuala Lumpur. Esta aeronave fue derribada cuando sobrevolaba un área territorial controlada por los rebeldes ucranianos, lo cual causó la muerte de 298 personas. Hasta la fecha no se ha aclarado quien fue responsable del ataque.

En 2013, un boeing de una aerolínea de Tatarstán se estrelló en la terminal aérea de Kazan cuando volaba desde la capital rusa, cobrándose la vida de 30 personas y a toda la tripulación. Cinco años antes un avión MD-82 de la compañía low-cost Spanair se convirtió en una bola de fuego y se estrelló luego de haber despegado de la ciudad de Madrid en ruta hacia Islas Canarias. Este accidente terminó con la vida de 154 personas.