Esta es la conclusión a la que llego un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Tomsk, en Siberia. Los expertos llevan más de 15 años estudiando a estos paquidermos ancestrales.

Un comunicado emitido por la Universidad de Tomsk asegura que los mamuts desaparecieron por distrofia ósea, esto es, un padecimiento que afecta los cartílagos y los huesos. Todo ello se deriva de problemas en el metabolismo que dificulta la obtención nutricional de minerales.

Señales de este mal han sido encontradas gracias a los análisis de los restos óseos de los últimos paquidermos prehistóricos en extinguirse. Lo anterior fue confirmado por Serguéi Leschinski, científico de la Universidad de Tomsk. Las articulaciones de los huesos de las extremidades de ciertos ejemplares de mamuts, no solamente aparecen dañadas sino casi deshechas.

En lo tocante a la osteoporosis, en ciertas colecciones de fósiles es del cien por ciento, afirma el experto. Leschinski añade que, a causa de este padecimiento, los mamuts sufrían de luxaciones y fracturas. A final de cuentas esto los volvía incapaces de defenderse de los depredadores.

De acuerdo los investigadores rusos los mamuts experimentaron un déficit de minerales, el cual se agravó por las alteraciones ecológicas derivados de los procesos neotectónicos y el incremento de la humedad en el ambiente.

La extinción de los mamuts como especie inició hace más de 20 mil años, pero los investigadores rusos determinaron que hace unos 3,700 años todavía había algunos en la isla de Wrangel en las regiones árticas.

Hasta la fecha se manejaban hipótesis distintas acerca de la desaparición de los mamuts. En el caso de los mamuts lanudos se dice que su extinción fue propiciada por una combinación de factores: un radical cambio climático, las cacerías furtivas que efectuaban los hombres prehistóricos y otras más. Justo en esta última categoría estarían los problemas metabólicos comentados anteriormente.

Los mamuts habitaban principalmente en el continente europeo y arte del asiático. Era habitual que viviera en los ambientes de clima estepario. El cambio climático que afectó el mundo en aquellos tiempos ancestrales, ocasionó que la estepa se volviera más húmeda y cálida, es decir, más óptima para los humanos que para los mamuts. Por eso, tales territorios fueron invadidos por homínidos que aprendieron a cazar mamuts y contribuyeron a su extinción. #Investigación Científica