Un satélite meteorológico del ejército de los Estados Unidos explotó estando en órbita el pasado 3 de febrero. La Fuerza Aérea de esta nación norteamericana atribuyó el evento a un inesperado incremento de temperatura.

Este accidente derivó en 43 pequeños desechos espaciales de acuerdo a voceros de la Fuerza Aérea, quien reconoció la pérdida total del satélite el día 27 de febrero al ser consultado por el sitio web SpaceNews.

El satélite en cuestión era el DMSP-13 y era el de mayor antigüedad que se mantenía en operación de la serie DMSP. Pero ahora se sabe que no fue el primer artefacto de este tipo que estalló en órbita luego de estar en activo durante años.

En 1995 el DMSP-13 fue puesto en órbita y ofreció a los militares estadounidenses cientos de horas de capturas meteorológicas de gran utilidad para la Fuerza Aérea y la Marina, antes de empezar a ser obsoleto en el 2006. Voceros de la Fuerza Aérea aseguraron que la pérdida del DMSP-13 tendría un mínimo impacto en la capacidad de predicción meteorológica del ejército estadounidense.

A través de un comunicado, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos aseguró que ese satélite ya no era usado por ninguna instancia militar o por el Servicio Meteorológico Nacional. Por esta misma razón, dejar de contar con ese viejo satélite implica solo un pequeño impacto.

Se anticipa que las referencias meteorológicas en tiempo real para los militares se verán disminuidas un poco por la falta de ese satélite, sin embargo la información que se conseguía con el DMSP-13 no se estaba usando directamente para un profundo análisis predictivo del clima.

Además, la Fuerza Aérea estadounidense aún cuenta con seis satélites DMSP que se encuentran en funcionamiento luego de que en abril del 2014 se puso en órbita el satélite DMSP-F19 y el séptimo de esta serie, DMSP-F20, será lanzado en el 2016.

De acuerdo a lo que comentó un Comando Especial de la Fuerza Aérea, el problema que originó la explosión del DMSP-13 fue un brusco aumento de la temperatura, seguido de una repentina pérdida del control de altitud.

Finalmente la Fuerza Aérea afirmó que mantiene un cuidadoso monitoreo de los escombros y lanzará avisos de precaución de ser preciso. El satélite DMSP-13 orbitaba a 800 kilómetros de altura siguiendo una órbita polar, en una perfecta sincronización solar, justo la que manejan los satélites espías y los meteorológicos.