Un equipo de científicos está evaluando la utilización de un simulador de vuelo astronáutico, creado específicamente para tolerar el ambiente austral. El artefacto está instalado en la Base Halley de Inglaterra, ubicada en la Antártida.

El ensayo se desarrolló en el marco de un novedoso programa de experimentaciones de ciencias biológicas para analizar cómo logran adaptarse los humanos a la existencia en sitios lejanos y apartados. Todo ello como preparación para travesías espaciales de larga duración. El simulador ha sido construido por el British Antarctic Survey con la asesoría de la Agencia Espacial Europea (ESA).

La prueba tiene como propósito averiguar cómo se conservan destrezas asimiladas de manera previa, durante los nueve meses de invierno en que la base queda en total aislamiento y los cuatro meses que queda a oscuras. Varios astronautas están recibiendo entrenamiento en esta base inglesa de la Antártida. Es un procedimiento parecido al que se imparte en el Centro Europeo de Astronautas en Colonia, Alemania. El cometido de estos viajeros espaciales será efectuar el acoplamiento de la nave Soyuz a la Estación Espacial Internacional.

Actualmente la estación Halley es la morada de entre 13 a 52 personas, entre científicos y empleados de apoyo. En vísperas del arribo del intenso invierno de la Antártida, en la zona se presentarán temperaturas de hasta menos cincuenta grados centígrados.

Nathalie Pattyn, médico de la base Halley, asegura que habitar en el lugar es muy parecido a vivir durante largo tiempo en el espacio, donde los miembros de la tripulación deben adaptarse a vivir sin la luz del Sol y en comunidades muy pequeñas.

Estos exámenes se enfocan a evaluar la respuesta del cuerpo y en especial los ojos, para adaptarse a dilatados periodos de oscuridad. Para ello se graba un video diariamente de los integrantes de la tripulación. Los responsables de la simulación estudian el estado psicológico de los futuros astronautas y su respuesta ante situaciones de tensión en viajes astronáuticos de larga duración.

Los científicos participantes en estos ensayos están entrenándose para encargarse próximamente del acoplamiento de una nave rusa Soyuz a la Estación Espacial Internacional. Pero también se está analizando cual sería el rendimiento de los astronautas en travesías espaciales más largas como a la Luna o al planeta Marte. #Investigación Científica