Luego de ocho días de estar enviando señales a la sonda Philae, la nave Rosetta de la agencia espacial europea (#ESA) no ha obtenido respuesta. Cabe recordar que Philae logró posarse en el cometa 67/P el pasado mes de noviembre, pero se quedó sin modo de recargar sus baterías, luego de un problemático aterrizaje.

De acuerdo a un reporte del Centro Aeroespacial Alemán (DLR), tal vez aún se presenta una temperatura demasiado baja para que Philae haya logrado recargar sus baterías, al grado de activarse de nuevo. Desde el pasado 12 de marzo, la nave Rosetta ha hecho llegar señales al aterrizador, sin que hasta el momento haya recibido alguna respuesta.

Stephan Ulamec, de responsable del proyecto en el DLR, afirma que ha sido una tentativa muy temprana para la reactivación de la Philae. Se tiene planeado repetir este procedimiento hasta que se logre recibir alguna señal por parte del aterrizador. Ulamec recomendó además, ser pacientes en este sentido.

Por lo pronto Rosetta ha desactivado su dispositivo emisor. El centro de control de DLR se encuentra determinando cuando podría presentarse la próxima alineación favorable entre Rosetta y la Philae, para captar de nueva cuenta alguna señal del aterrizador. Los científicos involucrados en este estudio astronáutico del cometa 67/P, opinan que la siguiente oportunidad podría darse en los primeros quince días de abril.

Tras haber aterrizado correctamente en el cometa Churyumov-Gerasimenko, el pasado 12 de noviembre, el módulo Philae estuvo activo durante 54 horas. Durante ese tiempo se usaron diez dispositivos integrados en el aterrizador y se enviaron a la Tierra valiosos datos del 67/P. Pero finalmente se agotaron las baterías del módulo y Philae entró en un estado de hibernación, por hallarse en una ubicación con escasa luz solar.

Se requiere de una temperatura interna por arriba de los -45 grados centígrados y un nivel de energía superior a los cinco vatios, para que la Philae automáticamente se encienda de nueva cuenta. Además, hasta que no se generen unos 19 vatios, el módulo de aterrizaje no puede enviar señales a nuestro planeta, por medio del orbitador Rosetta.

Otro factor que se precisa en la primera quincena de abril para que la Philae vuelva a funcionar, es que reciba luz del Sol por lo menos durante 45 minutos, tiempo indispensable para que logre responder a las señales de la nave Rosetta. #Investigación Científica