Hasta el momento los científicos han hallado miles de exoplanetas en la Vía Láctea. Se trata de distantes mundos que orbitan alrededor de otros astros y varios de los cuales, además, integran sistemas solares similares al nuestro.

Muchos exoplanetas han sido descubiertos gracias a la sonda Kepler, la cual está diseñada expresamente para esta pesquisa astronómica. Fue precisamente gracias a la información obtenida por la Kepler, que un equipo de astrónomos de la Universidad Nacional de Australia y el Instituto Niels Bohr, en Dinamarca, logró calcular la probabilidad de que los astros de la Vía Láctea cuenten mundos en la zona habitable. Esta última es la distancia adecuada de con respecto a las estrellas para que exista agua líquida en esos planetas.

Los resultados de la investigación consideran que son asombrosos, puesto que los cálculos revelaron que miles de millones de astros de la Vía Láctea podrían tener de uno a tres planetas en sus zonas habitables. Además, estos planetas tendrían enormes cuerpos de agua y lo más sugestivo, vida en abundancia. Las conclusiones de la investigación se dieron a conocer en un reciente número de la revista Monthly Notices of The Royal Astronomical Society.

Aprovechando los aparatos científicos de la sonda Kepler, los científicos hallaron ya más de mil mundos girando alrededor de astros de la Vía Láctea y están tratando de confirmar la existencia de otros tres mil planetas. Varias estrellas tienen sistemas con dos o seis mundos, si bien podría ser que existieran más, aunque fuera del alcance de la detección de la sonda Kepler. Esta nave se encuentra mejor equipada para hallar planetas de gran tamaño y relativamente cercanos a sus astros.

Los mundos más próximos a sus astros están demasiado calientes para permitir la existencia de agua líquida y por ende, vida tal y como la conocemos. Los que se encuentran más lejanos a sus estrellas tampoco son propicios para tener agua y vida, por contar con entornos demasiado fríos.

Es entre ambos extremos que aparece la zona habitable, donde el agua y la posibilidad de tener vida son teóricamente factibles. Pero esa zona habitable varía de un astro a otro y depende en mucho de su tamaño y lo radiante que resulte. #Investigación Científica #NASA