Una investigación emprendida por la Universidad del Sur de California asegura que la dinámica del cerebro humano al procesar información, es similar a la de Internet.

La comunidad de expertos en conectrónica, vertiente científica que se ocupa del funcionamiento del cerebro de acuerdo a las particularidades de su estructura,  logró hace poco un notable hallazgo. De acuerdo a esta investigación las conexiones del cerebro tienen un funcionamiento y organización muy similar al de Internet.

Las conclusiones de este estudio fueron publicados en el Proceedings of the National Academy of Sciences. Durante largo tiempo, los científicos dedicados al estudio del cerebro se han concentrado casi de manera exclusiva en aspectos como sus pliegues, surcos, lóbulos y otros aspectos superficiales.

No obstante, desde hace poco y de acuerdo a una perspectiva más amplia de la interacción que tienen las neuronas, los científicos han logrado detectar la presencia de verdaderas "redes locales" en el entorno de las neuronas, las cuales anidan unas en el interior de otras, como lo hacen ciertos crustáceos marinos.

Larry Swanson, científico de la Universidad del Sur de California, uno de los responsables del estudio, asegura que la corteza cerebral puede ser pensada como un Internet en pequeño. La Red, en el entorno virtual, incluye numerosas redes locales que en cierto punto se vinculan con redes de mayor tamaño y finalmente con el eje principal de Internet, una especie de columna vertebral del ciberespacio. El cerebro tiene un funcionamiento parecido.

En lo que se refiere a los roedores, animales de laboratorio que fueron usados para este estudio, dos redes locales, una orientada al aprendizaje y la visión y otra encargada de las funciones corporales y las relacionadas con los músculos y los órganos, integran la capa más profunda de la corteza cerebral.

Otras dos redes, una relacionada con el olfato y otra encargada de procesar los datos obtenidos por las tres redes anteriores, integran la capa superior. De acuerdo a Swanson, algunas corrientes de información se encuentran genéticamente vinculados al cerebro. El descubrimiento de esta visión de la estructura cerebral fue el resultado de un enorme trabajo de cuatro décadas, con numerosos artículos científicos y observaciones de las conexiones cerebrales en roedores. #Investigación Científica