Nuestra estrella presenta una cierta clase de alteración estacional, con periodos menguante y creciente casi cada dos años, de acuerdo a análisis realizados por el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de los Estados Unidos (NCAR).

Esta actividad modifica los valles y picos en el ciclo solar de aproximadamente 11 años, en ocasiones incrementando y en otras debilitando las tormentas solares que pueden afectar la atmósfera terrestre.

Tales modificaciones en la intensidad solar parecen estar relacionadas con cambios en los campos magnéticos dispuestos en bandas en cada polo solar. Dichas bandas también colaboran a definir el ciclo solar de 11 años que integra un ciclo más largo de aproximadamente 22 años.

De acuerdo a Scott McIntosh, responsable de la investigación y director de un importante observatorio, lo que se ha descubierto aquí es un conductor enorme para las tormentas solares. Al entender mejor la manera en la que surgen estas bandas de dinámica solar y se presentan alteraciones temporales, se pueden optimizar bastante las predicciones de fenómenos meteorológicos cósmicos.

Las bandas superpuestas se alimentan de la dinámica de rotación en el interior de nuestro astro. Todo ello fue detectado en las observaciones efectuadas por el equipo de investigación. Conforme las bandas se movilizan en el interior de los hemisferios sur y norte del Sol, las alteraciones solares se incrementan notablemente, a lo largo de 11 meses y posteriormente disminuyen.

Tales alteraciones pueden ser comparadas a las zonas terráqueas que tienen dos temporadas climatológicas, una de intensas lluvias y otra seca, afirmó McIntosh. Las conclusiones de la investigación, dadas a conocer en la revista Nature Communications, ayudarán a realizar anticipaciones de tormentas geomagnéticas más exactas.

Toda esta actividad afecta el exterior de la atmósfera terrestre, lo cual altera el funcionamiento de los satélites, las redes eléctricas, las redes comunicacionales y otros recursos tecnológicos similares.

McIntosh y sus colegas hallaron algunas bandas retorcidas a manera de anillo usando algunos satélites de la agencia espacial estadounidense y observatorios instalados en diferentes zonas del mundo. Todos ellos se enfocaron en conseguir datos acerca de la estructura de nuestro astro y las características de las expulsiones de masa coronal y las erupciones solares. #Investigación Científica