Una investigación se ha enfocado en las abundantes lesiones que presentan ciertos fósiles de tiranosaurio. El ejemplar corresponde a la especie de daspletosaurio y varias de las lesiones que fueron detectadas en su cráneo, posiblemente fueron causadas por otro de esos animales.

Además, también parece haber sido mordido tras su muerte. Eso ha llevado a los científicos a pensar en un caso de recolección de restos alimenticios por parte de otro daspletosaurio. De manera que los investigadores hallaron pruebas de la lucha entre dos temibles depredadores prehistóricos y un evento de canibalismo tras la muerte de uno de estos colosos.

Carnívoro de gran tamaño que habitaba en lo que actualmente es Canadá, el dapletosaurio era apenas un tanto más pequeño que su famoso primo, el tiranosaurio. Así como fue el caso de otros dinosaurios de esta clase, todo apunta a que se tratara de un dinámico carroñero y depredador.

El ejemplar analizado fue descubierto en Alberta, Canadá. Al parecer no se había desarrollado por completo y algunos expertos opinan que podría haber sido un adolescente entre estos reptiles ancestrales. Su peso rondaba los 500 kilos y su tamaño era de unos 6 metros de longitud.

Los científicos detectaron varias heridas en el cráneo que acontecieron cuando el daspletosaurio estaba vivo. Y aunque no todas pueden ser explicadas por mordeduras, muchas de ellas tienen la forma de dientes de tiranosaurio. En especial un ataque en el área trasera de la cabeza, logró romper parte del cráneo del animal. Detalles en la superficie de estos restos óseos señalan que el daspletosaurio terminó por curarse y que tales heridas no ocasionaron su muerte.

El responsable principal de la investigación David Hone, de la Universidad de Queen Mary, en Londres, afirmó que el dinosaurio estudiado tuvo una vida difícil, de acuerdo a las evidencias y por ello padeció varias heridas en la cabeza. Es muy probable que un animal parecido haya sido el responsable de tales lesiones. Lo anterior revela que los daspletosaurios sostenían feroces combates a lo largo de sus vidas.

Además, los hallazgos de Hone y sus colegas indicarían hasta qué grado los tiranosaurios y depredadores relacionados practicaban el canibalismo como recurso de sobrevivencia. No obstante, se trata de un registro fósil casi único en donde se observan heridas antes y después de la muerte en un mismo ejemplar, ocasionadas por otros animales parecidos. #Investigación Científica #Descubrimientos