Son enigmáticos círculos que aparecen en pequeña y gran escala. Por su extrañeza los científicos los han asociado a las células de la piel. 

Son uno de los fenómenos más intrigantes de la naturaleza, especialmente porque se desconoce cómo se forman. Los círculos de hadas del desierto de Namibia se perfilan ante la mirada de los científicos como una notable interrogante.

Durante mucho tiempo exploradores e investigadores se preguntaron el origen de estas enormes manchas de tierra estéril rodeadas por corta hierba. Aparecen como salpicaduras en el desierto, como cráteres marcando azarosamente la Luna. 

Diferentes equipos de científicos están compitiendo en averiguar las causas de este intrigante fenómeno.  Robert Sinclair y su colega Haozhe Zhang, del Instituto de Ciencias de Okinawa, piensan que han hallado una clave diminuta pero esencial de este acertijo. 

La distribución que exhiben los círculos de hadas en el desierto de Namibia podría parecer producto del azar, pero la investigación realizada por Sinclair y Zhang ha detectado que coincide mucho con la manera en la que están distribuidas las células de la piel humana. 

Una coincidencia así, un patrón que abarque escalas tan radicalmente distintas, las del desierto africano y las microscópicas de la dermis, es algo inédito en la naturaleza y los anales de la ciencia. Sinclair opina que aún es complicado explicar con exactitud por qué se presenta esa semejanza, pero el hecho de que sean parecidos estos patrones es ya muy interesante. 

El estudio emprendido por Sinclair y Zhang fue dado a conocer en la revista Ecological Complexity. Para efectuar su investigación, los expertos compararon la cantidad de elementos adyacentes a los círculos de hadas y las células cutáneas. Posteriormente obtuvieron fotografías satelitales de los círculos de hadas y en una computadora trazaron líneas entre cada par de marcas en el desierto ara identificar límites imperceptibles, así como sucede con las paredes celulares. 

La computadora entonces detectó como varios patrones colindantes rodean a cada uno de los llamados círculos de hadas. Otros científicos habían identificado patrones similares adyacentes a las células de la piel hace años. La comparación ofreció resultados prácticamente idénticos.

Casi todos los patrones en el desierto de Namibia y las células de la piel tienen seis elementos vecinos. Algunos investigadores están diseñando modelos matemáticos para determinar cómo aparecen los círculos de hadas. 

#Investigación Científica