Si se rompe en fragmentos, una hoja de papel escrita, siempre existirá una manera de reintegrarla y recuperar hasta cierto punto los datos que incluía. En este orden de ideas, si se fragmenta cualquier cosa material, inclusive si se le quema, hay maneras de analizarla posteriormente para que nos ofrezca la mayor parte o una porción de los datos más importantes acerca de ella. Sin embargo, si se envían datos al corazón de un agujero negro, se perderán irremediablemente.

Por lo menos eso es lo que los astrofísicos han pensado durante muchos años. Los agujeros negros han sido considerados desde hace décadas como la frontera final, lugares sin retorno posible en el cosmos, cuerpos espaciales que devoran enormes cantidades de materia y energía, las cuales son evaporadas al momento. La información acerca de lo que alguna vez hubo en el interior de estas entidades se pierde irremisiblemente.

Pero un reciente estudio parece contradecir esta perspectiva. Un grupo de investigadores de la Universidad de Buffalo ha descubierto que si bien los agujeros negros pueden consumir materia, no destruyen los datos de lo que se tragan. Las conclusiones de esta investigación fueron dadas a conocer en la revista Physical Review Letters y abre una novedosa perspectiva para estudiar lo que acontece en el corazón de estos misteriosos cuerpos siderales.

La investigación de los astrofísicos de Buffalo asegura que la interacción que se presenta entre las partículas emitidas por los agujeros negros, puede ofrecer referencias acerca de lo que acontece en su interior. Gracias a este procedimiento se obtendría información acerca del objeto que hizo aparecer determinado agujero negro o referencias acerca de la energía y la materia que se presentan en las profundidades del agujero, allí donde ni la luz puede escapar.

Uno de los autores del estudio, el científico Dejan Stojkovic, aseguró que de acuerdo al estudio emprendido por él y sus colaboradores, los datos astronómicos no se pierden luego de que cierto objeto ha ingresado a un agujero negro. Es un hallazgo significativo, puesto que los físicos no podían demostrar en la teoría que la información de cierto elemento espacial no quedaba eliminada por completo al ser devorado por un agujero negro.

Esta nueva investigación incluye estimaciones matemáticas muy precisas que demuestran científicamente que los datos pueden conservarse a pesar de todo. #Investigación Científica