Enormes y lentas olas pudieron haber bañado las costas de Marte en tiempos ancestrales. Ese colosal oleaje podría haber formado zonas costeras con restos geológicos observables hasta el presente.

El análisis de estas costas marcianas podría ofrecer valiosa información acerca de las condiciones climatológicas del Marte ancestral. Además, los científicos también podrían averiguar si Marte tuvo océanos el tiempo necesario para que formas de vida pudieran desarrollarse en este planeta vecino.

Aunque Marte actualmente es un mundo demasiado seco y frío para que el agua se conserve en su superficie en estado líquido, capturas orbitales de la misión Mariner 9 de la NASA, obtenidas a inicios de la década de 1970 y varios otros descubrimientos logrados desde entonces, indican que buena parte de Marte estuvo cubierto alguna vez por vastos cuerpos de agua.

De hecho solo la existencia de antiguos mares en ese mundo rojo, haría comprensible el parecido que exhiben los territorios bajos del norte de Marte con las llanuras abisales de plantas oceánicas de nuestro planeta.

Los científicos aún están analizando si efectivamente hubo mares, ríos y lagos en algún momento del pasado del planeta rojo. Una cuestión pendiente de resolver es si el oleaje en los océanos de Marte podría haber creado costas en ese mundo vecino. Y si en efecto se formaron costas, descubrir vestigios de ellas gracias a las más recientes exploraciones planetarias ayudaría a conseguir datos acerca de cómo era el medio ambiente en el Marte ancestral.

Don Banfield, un experto de la Universidad de Cornell en los Estados Unidos, afirmó que, si se lograra detectar una línea costera creada por el oleaje en el planeta rojo, se podría determinar cuál era la mínima intensidad del viento cuando existían grandes océanos en el entorno marciano.

Por otra parte, considerando la relación existente entre la intensidad del viento y las presiones atmosféricas, se tendría manera de usar la certeza de una costa en Marte, para calcular la presión atmosférica que se experimentaba en los tiempos primitivos de este planeta.

Banfield asegura que las olas de los mares de Marte probablemente tendrían formas parecidas a las olas terrestres, pero se moverían de un modo notablemente más lento. #Investigación Científica