Científicos han descubierto que en los primeros centímetros del territorio del cráter Gale, se presentan las condiciones ambientales indispensables para que tenga agua salada.

Un grupo de científicos encabezados por Javier Martín-Torres, investigador español, hace poco demostró que el agua líquida puede existir en Marte, al menos durante los periodos nocturnos y en su región ecuatorial. El estudio, que ha generado una gran expectativa entre la comunidad científica, recién fue dada a conocer en la revista "Nature Geoscience".

Martín-Torres ha arribado a esas conclusiones tras revisar las referencias de la temperatura y la humedad de la atmósfera marciana durante un año de este mundo vecino, el cual equivale a dos años de nuestro planeta. Las referencias analizadas fueron obtenidas con uno de los aparatos instalados en el rover Curiosity.

Se trata de la estación meteorológica REMS, creada por científicos españoles e incorporada en el robot explorador de la NASA. El Curiosity ha transitado más de 9 kilómetros en el interior del cráter Gale. El estudio explica que en los primeros centímetros del suelo del cráter se presentan las circunstancias naturales indispensables para que exista agua salada- salmuera-, durante las noches marcianas.

No mucho después del alba y conforme las temperaturas se incrementan, las salmueras terminan por secarse, pero cuando vuelve a ser de noche las sales existentes en el territorio, percloratos según los análisis, absorben de nuevo el vapor de agua presente en la atmósfera. La investigación de Martín-Torres y sus colegas apunta a un dinámico intercambio de agua entre la superficie del planeta rojo y su atmósfera.

La presencia de agua en forma líquida, comentó el científico español, es un acontecimiento muy importante, puesto que es uno de los requerimientos indispensables para la presencia de la vida, tal y como la comprendemos.

Pero en las horas en las que puede haber agua líquida, no obstante, las temperaturas en el cráter son excesivamente bajas para el metabolismo y la reproducción de las células tal y como se da en el entorno terrestre.

Aun con ello, las posibilidades de que haya realmente agua en el planeta rojo es determinante para la potencial habitabilidad de este mundo vecino, para su exploración astronáutica en el porvenir y para entender mejor los procesos geológicos que allí tienen lugar. #Investigación Científica