La agencia espacial estadounidense ha encontrado, usando el telescopio espacial Spitzer, un planeta de tipo gaseoso en lo profundo de nuestra galaxia. Este inédito mundo se ubica a 13 mil años luz de la Tierra. De acuerdo a su localización en el cosmos, es uno de los mundos “vecinos” más distantes de los que se tiene registro.

El hallazgo puede ser de gran ayuda para que los astrónomos logren resolver el acertijo de cómo están distribuidos los planetas a través de la Vía Láctea y más específicamente en una galaxia del tipo espiral, como la nuestra. Los expertos se preguntan si los mundos se agrupan casi siempre con relación al eje central de una galaxia o bien si aparecen esparcidos por sus ramificaciones.

Una de las principales autoras de esta investigación es Jennifer Yee del Centro Harvard-Smithsoniano para la Astrofísica (CfA). Ella asegura que no se sabe a ciencia cierta si los mundos son más habituales en la zona central de la galaxia o en el disco de un cuerpo galáctico en espiral. Por lo anterior observaciones como las incluidas en el estudio son altamente relevantes.

La investigación de Yee y sus colaboradores ha sido dada a conocer en la revista 'Astrophysical Journal' y se realizó con el apoyo del Telescopio OGLE instalado en el territorio chileno, en el Observatorio Las Campanas. Aprovechando el gran alcance de este instrumento para revisar el firmamento en busca de mundos, ellos emprendieron un procedimiento denominado como microlente.

Este método se realiza cuando un astro pasa por delante de otro y su fuerza gravitacional opera como una lente para aumentar y llenar de luz el astro más lejano. Si se presenta que el astro en primer plano cuenta con un planeta orbitándolo, este último causa una “dificultad” temporal en la ampliación y los científicos pueden tomar nota del nuevo cuerpo espacial.

Los investigadores están usando estos métodos astronómicos para hallar y registrar mundos a distancias de hasta 27 mil años luz en las profundidades del corazón de la Vía Láctea. De acuerdo a los astrónomos de la NASA allí es donde los cruces de astros son más habituales.

Cabe mencionar que la técnica microlente es un excelente complemento a otros medios de búsqueda de mundos en el cosmos, como la misión Kepler, la cual ha permitido el hallazgo de un millar de planetas.  #Investigación Científica