La sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) captó el raro fenómeno de un torrente de polvo surgiendo de la región sombría del cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko.

Los cometas se caracterizan por expulsar polvo y gas en el espacio sideral. De hecho eso se presenta en las zonas de la superficie del bólido que están más expuestas a los rayos solares.

Al cumplirse la primera mitad del mes de marzo, estando a una distancia de 75 kilómetros, el dispositivo OSIRIS de imágenes en infrarrojo y a distancia óptica que lleva instalado la sonda Rosetta, logró fotografiar el insólito fenómeno. Los especialistas del Centro Aeroespacial Alemán, encargados de operar el aparato, consideraron como extraordinario este inédito evento.

El gran chorro de polvo, cuyo origen es un enigma, fue liberado súbitamente desde el lado sombrío. De acuerdo a Ekkehard Kürht, investigador del cometa 67P, es la primera vez que los científicos han podido observar el instante preciso en que surge un nuevo brote de polvo. Esta clase de observaciones ayudan a comprender mejor la actividad de los cometas, a un grado que hasta el momento no se ha logrado alcanzar, aseguró Ekkehard Kürht.

A lo largo de las recientes semanas, el cometa 67P se ha manifestado más activo. Cuando se aproxima al Sol, la superficie de este bólido se calienta y desprende enormes cantidades de gas que transportan partículas de polvo al espacio. Y aun cuando la aproximación más considerable al Sol del cometa 67/P se dará en unos cuatro meses, ya se observa un desprendimiento de gas y polvo desde ahora.

El polvo que escapa de la superficie del bólido es perfectamente visible a través de toda la faz expuesta de este cuerpo espacial, bañada por la luz del Sol. El chorro de polvo captado hace poco en el lado oscuro del 67/P, motiva cuestiones nunca antes planteadas para los investigadores. Jörg Knollenberg, otro científico vinculado al dispositivo OSIRIS, destaca el hecho de que los cometas puedan ser tan dinámicos en sus regiones en la sombra.

Un aspecto científico sobresaliente de este fenómeno, es que ha permitido analizar la mecánica de dispersión del polvo. Gracias a ello, ahora se sabe que las partículas de polvo se desplazan lejos del 67/P a una velocidad de 8 metros por segundo.

#Investigación Científica