Expertos en astronáutica están desarrollando posibles soluciones o tratamientos encaminados a prevenir esta complicación. Estar expuestos durante largo tiempo a los rayos cósmicos presentes en el entorno espacial, puede ocasionar un deterioro permanente en las facultades cognitivas del cerebro.  

Este hallazgo tiene importantes implicaciones para los astronautas que se aventuren en proyectos astronáuticos del porvenir mediato, en especial aquellos de dilatada duración. 

La NASA se encuentra preparando la primera misión tripulada al planeta rojo, pero los científicos han descubierto que la exposición prolongada a las nocivas partículas que hay en el espacio, afecta irremediablemente los cerebros de los astronautas. Tales partículas son arrojadas por los rayos cósmicos que cruzan el espacio y que son capaces de atravesar los vehículos espaciales.  

Los especialistas de la NASA están buscando maneras de solucionar este problema. También se encuentran investigando acerca de tratamientos encaminados a la prevención de este peligro para la salud, en el entorno sideral. No obstante, tienen tiempo suficiente, siendo que los viajes espaciales de larga duración todavía tienen años por delante para hacerse realidad. 

Charles Limoli, un experto en oncología radioterápica de la Universidad de California, encabezó una investigación publicada en la revista Science Advances acerca del tema. Limoli comentó en este estudio que, realmente no son positivas noticias para los viajeros del espacio, por ejemplo, los astronautas que emprendan una travesía de ida y vuelta al planeta Marte, durante dos o tres años. 

Exponerse a partículas altamente energéticas, similares a las que se colman los rayos cósmicos que bañan a los astronautas durante los vuelos espaciales de gran duración, deriva en graves afectaciones al sistema nervioso corporal, lo cual ocasiona un deterioro en las facultades cognitivas de los humanos.

Como consecuencia de lo anterior, los astronautas pueden sufrir una baja en su rendimiento físico, una menor capacidad de memorizar y dificultades de atención. Limoli asegura que todos estos problemas, en el marco de una misión espacial, podrían tener graves consecuencias, afectando notablemente el éxito del viaje.  #Investigación Científica

Pero además, la exposición dilatada a esta clase de partículas puede derivar en nocivas secuelas para la cognición de los astronautas durante toda su vida. Limoli comprobó lo anterior sometiendo a un grupo de ratones de laboratorio a baños de partículas parecidas a las que transportan los rayos cósmicos.