Es un nuevo sistema tecnológico que permitirá a los elevadores a desplazarse de modo horizontal y diagonal. Gracias a la invención de los ascensores hace aproximadamente siglo y medio, los expertos en arquitectura pudieron construir edificios tan elevados como ellos lo deseaban. Pero llegó un momento en el que el peso de los cables metálicos requeridos para su control, hizo imposible seguir más arriba.  

Esta limitación tecnológica pronto podría ser algo del pasado con el desarrollo de Multi. Se trata de un elevador creado por la firma teutona Thyssen Krupp que afirma haber resuelto esta dificultad usando el mismo planteamiento tecnológico utilizado con los trenes de levitación magnética.

Sin las limitaciones asociadas a los cables metálicos- costosos, riesgosos y pesados-, este novedoso elevador, que será puesto a prueba en Alemania en el 2016, flotará a más altura y permitirá desplazamientos no solo verticales, sino también horizontales e inclusive diagonales. Es un innovador sistema tecnológico que ayudará a los arquitectos a construir rascacielos de tamaños formidables. Y lo mejor de todo es que maneja un eficiente consumo de energía.  

Un proyecto que se verá sumamente beneficiado de estos ascensores de levitación magnética, es el de la Torre Edison. Este increíble rascacielos incluirá oficinas, residencias, plazas comerciales, centros de esparcimiento y tendrá una altura superior a los 1,300 metros. La Torre Edison será edificada en el 2030.  Este proyecto requerirá del nuevo ascensor Multi, puesto que los actuales elevadores no soportan su propio peso y el de los cables metálicos en rascacielos de 600 metros de altura. 

Para modificar su orientación, la zona del carril que transporta la cabina del elevador podrá girar, cambiando la dirección del campo magnético en desplazamiento. Hasta un veinte por ciento de cualquier rascacielos es usado por el sistema requerido para controlar los ascensores. Los especialistas de Thyssen Krupp consideran que gracias a la #Tecnología Multi se podrá disminuir este espacio en rascacielos del porvenir cercano hasta en un 50 por ciento.  

En construcciones como la Torre Edison, el núcleo operará de modo parecido a una torre solar, valiéndose del flujo de aire caliente para movilizar las turbinas interiores que generarán la energía indispensable para el funcionamiento del rascacielos.