En las profundidades del océano Atlántico, un grupo de biólogos de España han hallado una especie inédita de gusano marino entre los huesos de un cetáceo en descomposición. Los restos óseos en cuestión eran de un rorcual de aleta blanca, el cual fue localizado en Puerto Foster, Isla Decepción, en las proximidades de la base antártica española Gabriel de Castilla. Pero otros ejemplares también fueron hallados en el sedimento marino.

El estudio ha sido dirigido por los científicos Sergio Taboada, Maria Bas y Conxita Ávila. Sus conclusiones fueron publicadas en la revista Polar Biology. Al respecto, Ávila ha comentado que la región de la Antártida y las ínsulas Shetland del Sur son de las zonas mejor analizadas del polo Sur. No obstante, la cantidad de especies que ha podido ser descrita en Isla Decepción es bastante baja.

Por otra parte, Taboada ha puntualizado que existen realmente escasa investigaciones acerca de comunidades de invertebrados marinos vinculados a restos óseos de ballenas antárticas, los cuales se vuelven hábitats generosos en materia orgánica. El grupo de gusanos marinos es pionero en esta clase de investigaciones, incluso considerando otras que se están desarrollando en distintas regiones del orbe.

Esta nueva especie se denomina Parougia diapasón y es parte de una familia de gusanos marinos, los cuales son frecuentes de hallar en fondos subacuáticos abundantes en materias orgánicas, tanto de procedencia natural como antropogénica en distintos mares del mundo.

De acuerdo a lo investigado por Taboada, la especie recién descubierta es la muestra perfecta de un organismo oportunista, esto es, una criatura que saca provecho de unas condiciones favorables muy específicas y mucha materia orgánica para prosperar y crear enormes poblaciones.

Los biólogos relacionados con el estudio, han emprendido un análisis de la filogenética y morfología de estos gusanos marinos, enfocados en sus marcadores mitocondriales y genéticos nucleares, para determinar las principales características de esta especie inédita. De acuerdo a lo anterior, se pudo llegar a la conclusión de que se trata de la variedad más antigua de los Parougia.

Según los expertos, esta especie recién hallada, cuenta con algunas características morfológicas- como por ejemplo la carencia de algunos apéndices como el cirrus dorsal y detalles en el sistema masticador-, que la distinguen patentemente de otros #Animales marinos vinculados en términos evolutivos. Conxita Ávila manifestó la importancia que tiene continuar estudiando estas especies recién halladas y desarrollar todos los esfuerzos posibles para garantizar su protección, en especial en un entorno tan delicado como el antártico.




#Investigación Científica