Sin que sea como en las redes sociales más populares, pero en las profundidades marinas los delfines entablan amistades muy estrechas entre ellos, de manera muy parecida a como lo hacen las personas. Esta es la conclusión a la que llegó una investigación realizada por la Universidad de Florida Atlantic. 

Famosos por su gran inteligencia y sociabilidad, los delfines son mamíferos marinos fascinantes y esta capacidad de hacer intensas amistades entre ellos, ha despertado el interés de la comunidad científica. Un grupo de investigadores del Harbor Branch Oceanographic Institute, desarrolló un profundo análisis de las interacciones entre los delfines nariz de botella del Indian River Lagoon. Gracias a ello supieron la manera en la que se relacionan y con quienes pasan más tiempo. 

Por medio de registros de foto-identificación realizados en ese entorno natural durante seis años y medio, los científicos pudieron saber más acerca de sus tendencias de asociación, así como también sus hábitos de movimiento y los gustos que tienen con relación a su hábitat. Los investigadores se concentraron en un grupo de aproximadamente 200 delfines. 

Las conclusiones del estudio fueron difundidas a través del Marine Mammal Science. El artículo en cuestión explica que los delfines individuales exponen conductas de rechazo y de preferencia: a algunos de sus compañeros los delfines los evitan, mientras que gustan de acompañar a otros. Como sucede con los seres humanos, los delfines se relacionan con quienes gustan y se alejan de quienes no les son gratos. 

La investigación también halló que esto mamíferos marinos acostumbran a formar comunidades o grupos, los cuales tienen la tendencia a merodear zonas centrales a lo largo del eje norte-sur del lago. La bióloga Elizabeth Murdoch, una de las participantes del estudio, comentó que, una de las facetas más interesantes de este trabajo, fue el hallazgo de que las características del hábitat influyen en las tendencias de asociación de los delfines.  #Investigación Científica

En este sentido, Murdoch señaló que los grupos que habitan en las zonas más angostas de la laguna forman relaciones sociales más compactas, parecidas a las que se forman en las comunidades humanas pequeñas, por ejemplo aisladas villas rurales, donde existen pocas personas con las cual interactuar.