Información obtenida por medio de la hace poco destruida sonda Messenger de la NASA, la cual estuvo orbitando al planeta Mercurio durante varios años, ha permitido a los astrónomos saber que el campo magnético de este mundo tiene una antigüedad de aproximadamente 4 mil millones de años. Este hallazgo ha sido de gran ayuda para que los expertos lograran reconstruir la historia del mundo más próximo al Sol y uno de los cuerpos espaciales acerca de los que se tienen menos datos.  

La investigación ha sido publicada en la revista “Science Express” y explica que para calcular la antigüedad del campo magnético de Mercurio, se usó información obtenida por la Messenger en otoño del 2014 e inicios del 2015. Fue entonces cuando la nave tuvo un gran acercamiento con Mercurio. Se calcula que la Messenger sobrevoló a solo 15 kilómetros de altura este planeta, a comparación de los 200 y 500 kilómetros a los que volaba comúnmente. 

Una de las principales responsables de la investigación, Catherine Johnson, de la Universidad de Columbia Británica, explica que, la ciencia de estas investigaciones, es notable y lo que se ha sabido acerca del campo magnético es solo una parte de ella. Los astrónomos han sabido desde hace años que Mercurio cuenta con un campo magnético parecido al de nuestro mundo. Sin embargo este último es más débil y el movimiento de hierro líquido dentro del núcleo mercuriano lo produce.  

Mercurio y la Tierra, son los únicos planetas del Sistema Solar que tienen esta característica. Los astrofísicos saben que Marte también tuvo un campo magnético, pero se perdió hace unos 3 millones de años. Cuando la nave Messenger sobrevoló Mercurio, el magnetómetro que llevaba incluido obtuvo datos acerca del magnetismo de las formaciones rocosas en la superficie de Mercurio. Estas pequeñas señales permitieron saber a los científicos que el campo magnético de Mercurio es sumamente antiguo, de hace 3,900 millones de años. Este pequeño planeta surgió casi al mismo tiempo que la Tierra, hace aproximadamente 4,500 millones de años.  #Investigación Científica

Johnson mencionó que, sin esta reciente información, nunca se hubiera averiguado cómo se ha dado el desarrollo evolutivo del campo magnético de Mercurio con el paso del tiempo. Sencillamente ha estado aguardando que alguien comprendiera su historia.