Información obtenida con el vehículo robotizado Curiosity de la NASA y analizada por expertos de la Universidad de Arkansas, apuntaría a que agua a manera de salmuera, puede estar presente, bajo ciertas condiciones naturales, sobre la superficie del planeta rojo. 

El descubrimiento dado a conocer en la revista Nature Geoscience, está basado en dos años de referencias meteorológicas obtenidas en un cráter de impacto, en las proximidades del ecuador marciano. Dos de los científicos responsables de la investigación son Edgar G. Rivera Valentín y Vincent Chevrier. Ambos dirigieron un análisis de los datos astronómicos, aprovechando una beca de la agencia espacial estadounidense. 

Chevrier afirma que han logrado demostrar que, en ciertas horas del día, podrían presentarse las circunstancias necesarias para la aparición de salmueras líquidas en la superficie marciana. De este modo, la presencia de depósitos de agua salubre en Marte, explicaría el fenómeno denominado “líneas pendientes recurrentes”. Se trata de extrañas rayas de tonalidad oscura que se observan en las laderas marcianas. Estas líneas misteriosas se forman y desaparecen durante la temporada cálida de este mundo vecino. 

Es verdad que el agua es un elemento indispensable para la aparición de la vida tal y como la comprendemos. También es cierto que los organismos terrestres son capaces de sobrevivir y desarrollarse en circunstancias salubres al extremo. Pero Chevrier piensa que las circunstancias naturales del territorio marciano son excesivamente severas para la aparición y desarrollo de la vida. 

A juicio de este científico, combinando la termodinámica propia de las formaciones de salmuera y lo que se conoce actualmente acerca de los organismos de la Tierra, no se podrían identificar condiciones adecuadas para que los organismos pudieran sobrevivir en las salmueras de Marte.

Hay que considerar que Marte es un mundo seco y frío, además de tener una presión atmosférica 200 veces menor que la de la Tierra. Por este motivo, el agua pura en Marte pasa de la congelación a la ebullición en tan solo unos minutos. Y aunque este fenómeno sea inusual para las condiciones naturales de nuestro planeta, no lo es para el entorno marciano, por la escasa presión atmosférica del planeta rojo.  #Investigación Científica

De cualquier manera, tanto la sonda Phoenix en el 2008, como el rover Curiosity, ambos de la NASA, han confirmado la existencia de perclorato en muestras del suelo marciano. Estas evidencias hacen posible la existencia de agua. Y si bien el agua salubre en el planeta rojo tal vez no sea propicia para la vida, como lo son el oxígeno y el agua, esto no es un obstáculo para q ue la vida hubiera podido darse en Marte hace millones de años.