La agencia espacial estadounidense ha dado a conocer un novedoso proyecto para investigar si existen seres vivos en Europa, una luna de Júpiter. Es una de las 15 propuestas expuestas para el concurso “Conceptos Avanzados e Innovadores de la NASA” (NIAC) e incluye la construcción de un autómata con forma de gigantesco calamar. El robot tiene una antena de corto tamaño en su zona posterior, para obtener energía desde los campos magnéticos locales.  

De acuerdo a lo que explica la NASA en su sitio de Internet, el NIAC tiene planeado transformar algunas ideas propias de la ciencia ficción en una realidad científica por medio del desarrollo de tecnologías de vanguardia. Un directivo de la agencia espacial estadounidense, Steve Jurczyk, comentó que, las más recientes selecciones del NIAC exhiben varios interesantes conceptos. Jurczyk menciona que el propósito de este rover es hacer más efectiva y sencilla la exploración de las grandes lunas gaseosas de Júpiter como Europa. Se trata de satélites naturales que cuentan con océanos debajo de su superficie.  

Europa tiene cerca del tamaño de la luna terrestre. Tiene una estructura parecida a un malvavisco de chocolate con licor en su interior. Existe un océano líquido en sus entrañas, a unos 100 kilómetros de profundidad. Los expertos han creído durante largo tiempo que este mar subterráneo es uno de los mejores lugares en el Sistema Solar para buscar vida alienígena.  

Uno de los creadores de este ambicioso proyecto, Mason Peck de la Universidad de Cornell, mencionó que la robótica posibilita misiones de exploración astronáutica que no se pueden llevar a cabo utilizando la energía nuclear o solar. Por lo que se refiere al parecido de este robot con un calamar, Peck señala que los tentáculos con los que cuenta el autómata pueden ser útiles a manera de amarres electrodinámicos o como medios de propulsión.   #Investigación Científica

Pero no es el único plan que se ha creado para este objetivo astrobiológico. Otra propuesta está centrada en un satélite capaz de movilizarse por la estratósfera interior de Europa sin requerir de un medio de propulsión. La agencia espacial estadounidense detalla que un artefacto así podría quedarse en la estratósfera durante mucho tiempo, desarrollando la labor de los actuales satélites a un costo económico menor.