Se le denomina como ecopoiesis. Es una técnica de  ingeniería planetaria encaminada a crear ecosistemas para terraformar. En este caso, se desea uno especial para el planeta Marte, pensando en que, en el porvenir mediato, exploradores terrestres logren sobrevivir y prosperar en este mundo vecino.

Definitivamente se trata de uno de los programas científicos más ambiciosos de la agencia espacial estadounidense. De seguir en desarrollo, podría determinar los derroteros de la posible conquista y colonización del planeta rojo.  

El proyecto en cuestión se denomina Innovative Advanced Concepts (NIAC) de la NASA. Es una iniciativa de vanguardia científica dirigido por Eugene Boland, directivo de la firma Techshot Inc. Este investigador ha estado enfocado en la llamada “sala de Marte” de esta compañía, la cual incluye una cámara de prueba que simula la presión atmosférica de Marte, las variaciones de temperatura diurna y nocturna y la radiación del Sol que baña la superficie del planeta rojo.  

En el interior de este recinto especial, Boland y sus colaboradores están evaluando la posibilidad de usar organismos pioneros para comenzar ecosistemas y así aprovechar el oxígeno que se ubica en las rocas inalteradas de Marte. Ciertos microorganismos localizados en el banco de pruebas, también podrían ser capaces de absorber el nitrógeno del territorio marciano.  

Boland asegura que su investigación ensaya una posible manera de coadyuvar a una misión con humanos a Marte: produciendo oxígeno sin tener que enviarlo concentrado en pesados recipientes. La idea es enviar a Marte a los microbios con el objetivo de que ellos hagan el esfuerzo más pesado para nuestro beneficio. 

De manera que Marte podría tener en el futuro numerosas biocúpulas para encerrar el oxígeno formado a partir de la ecopoiesi, por medio de la acción de algas o bacterias. Lo que planean Boland y sus colaboradores es llevar un banco de experimentaciones en un futuro rover para Marte.  

En zonas elegidas con detenimiento, diminutos aparatos contenedores se instalaran en el terreno a una profundidad de pocos centímetros. Después, los microorganismos procedentes de la Tierra, elegidos cuidadosamente, como ciertas extremófilas cianobacterias, entrarían en interacción con el suelo marciano comprendido en el contenedor.  #Investigación Científica

No obstante, otro elemento que quizás sea extraído del suelo de Marte es agua líquida, en grandes concentraciones de hielo bajo tierra. Boland opina que el robot Curiosity de la #NASA ha expuesto que la presión y la temperatura de Marte, apuntan a que el agua líquida puede existir en este mundo vecino.