La cantidad de desechos espaciales que rodean nuestro planeta hoy en día parece haberse estabilizado en los primeros tres meses del 2015. Los científicos podrían haberse mantenido en valores cercanos a los 16,900 objetos. Específicamente de los 16,906 objetos con que comenzó el 2015, luego de haber disminuido de los 16,994 en octubre del 2014, marzo de este año ha finalizado con un total de 16,296 desechos.  

Tales son las referencias obtenidas a través de la  Oficina del Programa de la #NASA de Restos Orbitales, la cual desarrolla un monitoreo de los desechos espaciales que orbitan nuestro planeta. Por “restos espaciales” debe entenderse la cantidad de satélites funcionales y no funcionales que han sido puestos en órbita o bien hechos descender con el propósito de ser hundidos en el océano; también antiguos cohetes y otros desechos derivados de la fragmentación de residuos, procedentes por ejemplo, de lanzamientos fallidos.  

A manera de desglose hay que comentar que de estos 16,926 restos espaciales que giran en torno a la Tierra, lo que era la Unión Soviética, permanece como la que más cantidad de desechos arroja al entorno espacial, con un total de 6,312 restos; luego sigue Estados Unidos, con 5,142 objetos y después China, con 3, 716 desechos. Hasta el momento, la Agencia Espacial Europea continúa como la entidad que menos contamina el espacio, con apenas 96 desechos. De estos últimos, 51 se derivan de estallidos y 45 corresponden a fragmentos de cohetes, satélites y escombros variados

Así también, existen naciones que más allá de la agencia espacial que les corresponda también arrojan a la órbita de nuestro planeta desechos espaciales. Ese es el caso de 504 objetos de Francia, 210 de Japón, 167 de la India y 779 de varios otros países, de acuerdo a lo que detalla el mencionado reporte de la NASA.  #Investigación Científica

Las agencias astronáuticas de todo el orbe mantienen una estrecha colaboración para investigar los desechos espaciales y una iniciativa especial de la ESA denominada Clean, dada a conocer en el 2012, tiene precisamente como propósito el desarrollo de tecnologías para la recuperación y retiro de manera segura y eficiente de toda esta basura orbital.